viernes, 23 de agosto de 2019

La Tierra, nuestro hogar, está en llamas.

La Pregunta. 7''x5''.
Medio Mixto sobre cartón reciclado.
23/ Agosto/2019.


Nosotros. Cada uno de los humanos que estamos en ella, nuestra especie. Les aseguro que no fue un animal de cuatro patas, ni un reptil, ni mineral, fue un humano. Aquí no se escapan los “racionales.” Ya sea por acción o por omisión todos somos responsables. Desde los que toman decisiones que afectan al colectivo humano/ animal  con la gran inconciencia de querer normalizar el daño al planeta. Hasta los que han decidido no reciclar porque eso da mucho trabajo o desatienden a los habitantes silentes del planeta porque a mi no me gustan los animales de cuatro patas o los árboles sueltan hojas.  

Estamos viviendo en el tiempo de la verdad ya ni la tierra ni nosotros soportamos más mentiras que hieren y menosprecian la vida. Es el momento de la verdad, la que hace que se caigan los velos de la irresponsabilidad de nuestras acciones dañinas para el hogar de todos. Cada uno y una es el mundo, esa es la gran realización que tenemos que hacer de manera urgente y ha comenzado el tiempo de instalar esa realidad a la vida, al lenguaje y a la acción diaria. Vivir despegados del hogar ya no es posible porque el hogar somos todos y está en llamas. 
  
Desde que el humano descubrió el fuego porque se apropio del fuego de los dioses a través de robarlo a Prometeo. Hemos adquirido un poder para el que aún hoy después de tantos siglos tal parece que no estamos preparados.

La tierra  -nuestro planeta - no es una posesión de nadie, es el hogar de todos y es el hogar hasta de los que niegan el daño que le hacemos a diario y cuyas decisiones lo destruyen. Es el hogar de los que no tomamos “grandes”  decisiones y al tomar las pequeñas creemos que eso no afecta a nadie y es el hogar de miles de especies silentes a las que tenemos la obligación de cuidar. 

  Nos fue concedido un hogar, la tierra, con todo lo necesario para la vida y lo que se nos ocurre es abusarla, destruirla, prenderle fuego. Y lo peor de todo negamos y permitimos a los gobiernos que jueguen con la vida del planeta. Pero llegó el momento ya no vale el  absurdo intento de no tomar acción grupal e individual y tratar de zapatearnos las acciones o echarle la culpa al vecino.

De esta no nos podemos escapar el pulmón de América está en llamas, los hielos se derriten en otras parte del hogar y la destrucción es tan evidente que nadie en su sano juicio puede negarlo. Esta es la mayor confirmación de que el proyecto humano según lo concebimos y conocemos ha fracasado y necesita con urgencia de la intervención de todos para modificar, cambiar estilos de vida dañinos al planeta y por consiguiente a todos. 

La tierra está gritando. ¿La vamos a escuchar?. ¿Vamos a responder o nos quemamos todos?. Cada acción es importante observa tu hogar pequeño, tu casa y vacíalo de lo que puede hacer daño al planeta y llénalo de lo que puede construir el planeta. Si solo haces eso será una gran contribución. Implorar al cielo o a algún dios esta perfecto pero la tierra lo que necesita son seres humanos responsables que asuman su servicio al hogar de todos y no pedirle al dios que arregle lo que nosotros hemos dañado. Es muy sencillo o maduramos o destruimos el planeta y este llamado no es negativo, ni catastrófico es simplemente la realidad.  

La autora es Psicóloga Clínica en acción diaria de cuidado al medio ambiente en el planeta. Terapeuta acompañante de procesos de vida para el cambio personal y colectivo.  
(787) 399-3114
thaliacuadrado@gmail.com

sábado, 3 de agosto de 2019

¿Conformes?

Bandera de Puerto Rico en duelo.
Autor desconocido. Gracias.
Hoy amanecieron muchas personas conformes con un nuevo “gobernador” ansiosas de volver a su rutina que a estado intervenida por marchas y cacerolazos. La vida diaria por un rato tenía múltiples actividades y un tema común.  Muchos sentimos que por primera vez llegábamos como pueblo a un consenso y luchamos juntos por lograrlo. La alegría se palpó por varios días en la calle y los “buenos días” sabían a gloria. Hoy después del 
desastre gubernamental hay muchos que están conformes. Echamos a Ricky, ¿ qué más quieres?
Cuando se participa en un colectivo se llegan a acuerdos escritos o sentidos y hoy siento con mucho dolor que ese consenso está en peligro. La gente no acostumbra a sostener lo que se acuerda en conjunto. Además es nuestra primera experiencia de acuerdo colectivo y fue en la calle sin chat, espontaneo, glorioso.
Respetar los códigos o los valores que nos movieron y establecimos por muchos días está en peligro de ser un sueño- bonito- pero un sueño. 
Este es un tema colectivo y hay algunos que nos comprometimos desde cualquier lugar de trabajo con lo acordado. Lo acordado era sacar a Ricky que es un corrupto enfermo para aspirar a más   democracia, es decir a más participación. Por eso la marcha no tenía colores, ni partidos fue lo que somos, puertorriqueños que quieren vivir en democracia. Así lo celebró el mundo con nosotros, con un pueblo que exige tener participación democrática en todos los asuntos que le conciernen. 
Ese es el nivel y ese nivel aún está muy lejos. Si nos replegamos estaremos aceptando exactamente lo mismo que sucedió desde donde partimos. Hicimos un esfuerzo y trascendimos barreras antes inimaginables para alcanzar otro nivel no para quedarnos en el mismo con otro nombre. 
La democracia si crees en ella no se puede bajar para que se adapte a lo que crees que es menos malo. Porque -es lo que hay- sin que te moleste demasiado tu vida cotidiana. Eso sería como la mujer maltratada  que se separa exige sus derechos y al final vuelve a casa porque fuera estaba incómoda y el le ofrece una gran casa con dos o tres bofetadas de vez en cuando. 
Pretender decir que Pierluisi es mejor que Ricky es una quimera, la verdad es que son primos hermanos bien llevados. Aceptarlo porque es “mejorcito” no es coherente con lo que logramos. Eso sería nivelar hacia abajo y eso es lo mismo que hemos hecho desde que nacimos muchos de nosotros. 
Se entiende que hay muchas personas que no pueden moverse de su zona por múltiples razones, casi todas estas personas son  mayores que están adiestradas a aceptar lo que no quieren. Pero yo hoy me muero de vergüenza con el conformismo de ajustar los niveles hacia abajo. Los jóvenes que tuve la alegría de ver y sentir en las manifestaciones miran hacia un nivel más elevado y a tener un pueblo como el que fuimos capaces de enseñarle al mundo por esos días. Eso no puede olvidarse porque estaríamos negociando bofetadas y perderíamos el respeto ganado y el que nos tuvimos a nosotros mismos. Estas horas me parece que  son de análisis y reflexión profunda.

La autora es puertorriqueña.
thaliacuadradogmail.com
(787) 399-3114

sábado, 13 de julio de 2019

Explicar no es Justificar.

El árbol de la vida. Medio Mixto.
11' x 81/2''. 11/ Julio/2019.


Con frecuencia nos enredamos con estos dos términos. Explicar es aclarar, dilucidar, esclarecer algún tema para entenderlo mejor. Justificar por otro lado es probar, demostrar, acreditar algo. 

Realmente el equívoco proviene no de las palabras sino de lo que estemos explicando o justificando. Sobre todo si estamos usando los términos en un tema tan complejo como la conducta humana. Para  salir de dudas propongo el análisis del comportamiento de maltrato con un ejemplo familiar. ¿Cómo se construye, cómo se hace, cómo se articula este comportamiento desde el núcleo familiar?

Tengamos primero en cuenta que en este mundo no existen seres perfectos ni familias perfectas. Pero la familia donde se crían personas maltratantes son particulares en su permisividad.  Como cuando el hijo hace “bullying” en el colegio y los padres - en muchos casos la madre-  lo justifica por la edad, la juventud, porque los otros niños le tienen envidia o resienten que su hijo sea el niño más bello del colegio. Este niño va formando su carácter, es decir, lo que él hace como comportamiento habitual a base de “yo lo puedo todo” y “no tengo consecuencias”. 

El niño cuando crece ya tiene la certeza de que nadie le puede poner un pie al frente porque sus padres y en especial la madre justificaran sus salidas de tono, “sus errores de adolescente”, sus metidas de pata porque él es inmune a todo. Pasan los años y el niño se parece cada día más a su padre, a la imagen del carácter de su padre al que emula, un hombre creído, arrogante, y que se cree por encima de todo. Aquí ya tenemos el caldo de cultivo de un maltratante. 

Cada hombre que maltrata fue maltratado o tiene modelos de maltrato. Casi siempre lo ve, lo aprende en su núcleo lo practica porque tiene imágenes delante que le refuerzan y le aplauden esa conducta. Esto es más o menos  igual siempre pero existen unos elementos adicionales. Como por ejemplo no es lo mismo un “gallito” de barrio que se le ve la costura porque no tiene dónde caerse muerto, a un “gallito” de clase social adinerada. En este caso el dinero viene a ser un ingrediente nefasto, porque se compra y se vende todo además de taparse todo y  si además de dinero se tiene nombre y apellido la mesa está servida. 

Todo lo anterior es una explicación. Sencilla porque profesionalmente puede tener muchas otras ramificaciones. 

¿ Se justifica el maltratador?  No.  Por supuesto que No.  El maltrato a otro ser vivo no puede justificarse no importa quién sea, qué apellido tengas, qué puesto ocupes. El maltrato no se justifica ni de palabra ni de obra, no es aceptable bajo ningún concepto.

Existen millones de personas en el mundo, sobre todo hombres, que han sufrido maltrato en sus hogares  de familias altamente disfuncionales y no llegan a ser maltratantes.

¿Cómo es esto? 
Porque existen en el ser humano todos los elementos para salir de esa cadena. En cada uno de nosotros están los ingredientes para elevarnos de la pequeñez y no seguirnos embarrando en una conducta dañina. Existe la toma de conciencia y el libre albedrío en todos. Sin embargo,  todos esos elementos requieren que los reclamemos, que los busquemos y sobre todo que los sintamos, asumiendo las fallas y pidiendo ayuda para trascenderlas porque solos no podemos. 

Existe además otro ingrediente que tiene que ser parte de este análisis por sencillo que sea. Cuando esos padres apoyan cualquier comportamiento inadecuado en su hijo le van poco a poco brillando el ego infantil /adolescente que provoca que  ese niño luego de mayor cronológicamente tenga un ego inflado. Un ego inflado quiere decir que ese hombre piensa y siente que el es el Sol y los demás son planetas que giran a su alrededor. Que está por encima del bien y del mal, que puede hacer cualquier cosa y nunca toma en cuenta a nadie porque se ha salido con la suya anteriormente y nunca ha tenido que hacerse cargo de  las consecuencias de sus errores. 

Esto en sí mismo es una patología  muy seria que puede hacer mucho daño a otros.  Es la persona que justifica todo su comportamiento desde el sí mismo y banaliza cualquier cosa hecha con explicaciones carentes de reflexión, madurez o análisis profundo alguno. De estos seres está llena la historia más triste de la humanidad.  

thaliacuadrado@gmail.com
(787) 399-3114    




domingo, 7 de julio de 2019

Mercurio retrógrado.

Todos nosotros.


El entorno con sus luces y sus sombras es muy entretenido. Cada día se presenta como un escenario del teatro de la vida poblado de actores locales o internacionales que capturan nuestra atención. La mayoría del tiempo el teatro humano nos conquista con sus grandes o pequeños temas. 

A los humanos se nos hace difícil mirar para dentro básicamente porque afuera hay tanto que ver que mirar hacia dentro se hace extraño. Sin embargo, existen procesos humanos que solo podemos entender, vivir o  desarrollar si miramos en nuestro interior. 

Es curioso como vamos desarrollando actividades variadas para obligarnos a mirar para el lugar más cercano, nuestro ser interno. Por eso se vuelven cada día más populares las disciplinas como la  meditación en esta parte del mundo. Así como el Yoga, el “mindfullness”, o el simple ejercicio del silencio para escucharte a ti mismo. 

En la naturaleza en la vida, nada se desperdicia todo tiene su propósito, su uso y su porque. Siguiendo este pensamiento podremos entender el por qué el planeta Mercurio retrograda varias veces al año y el para qué nos afecta a todos. 

Mercurio es el dios de la mitología Griega Hermes, en la Romana adquiere el nombre del dios Mercurio y en ambas es el dios alado mensajero de los dioses. El que lleva mensajes de los dioses a la humanidad. Mercurio además es el planeta más cerca del Sol, es decir, el que se pasea al lado de la luz. Mercurio representa la mente la percepción, la razón y la comunicación. Además de la escritura, la enseñanza, el aprendizaje. Representa a los atletas a los que se mueven y solo retrógrada para enseñarnos la lección de detenernos  a observar.   

Cuando Mercurio está retrógrado se afectan las comunicaciones en general. Situación que nos obliga a ser mas cuidadosos con lo que decimos. A mirarnos por dentro para examinar nuestra verdaderas intenciones, a reflexionar sobre lo que queremos decir para poder decirlo cuando se ponga directo. Mientras retrograda nos obliga a detenernos, a pensar antes de hacer, a posponer antes de actuar. 

Toda persona que tenga un proyecto, una actividad o una decisión importante conoce, sabe que si de verdad quiere que salga bien debe observar dónde está Mercurio porque los atrasos, problemas, situaciones lloverán si quiere imponer su voluntad. 

En el sistema al cual Mercurio rige, la educación, no nos enseñan a observarnos, a detenernos, a mirarnos y solo unos pocos se adiestran por voluntad propia a mirar para dentro. La naturaleza de la vida nos regala a  todos el regalo de Mercurio retrógrado  que nos enseña el camino. Vamos a aprovecharlo, total son unos días. 

(787) 399 – 3114. 
Además puedes buscarme en las redes por mi nombre. 

lunes, 10 de junio de 2019

Reflexiones frente a la obra "Hasta que la muerte nos separe".

"Hasta que la muerte nos separe"
Obra de la artísta Anaída Hernández.
!994. Primera exhibición en el Capitolio de Puerto Rico.


Consternada frente a la obra, sobrecogida por su inmensidad y sobre todo por su temática, no tenía que hacer esfuerzo alguno para llorar. Mientras me brotaban las lágrimas me habitaban muchas preguntas y sobre todo me preguntaba qué habría sido de los padres, madres, de los hijos de estas mujeres y hasta del asesino. ¿Dónde estará, habrá continuado su vida al lado de otra mujer, habrá cometido otro crimen? ¿Cómo una mujer se puede unir a un hombre sabiendo que mato a su amante, esposa, novia?

¿Cómo hemos podido nosotros continuar “construyendo una vida” después de actos tan terribles y sobre todo cómo después de tantos años estamos en un sitio tan parecido, en un mundo donde hombres matan a mujeres y muchos quedan impunes? ¿ Cómo es posible que podamos llamarnos civilizados?

 Entre lágrimas y reflexiones y ante la belleza de la obra de arte una Sra. se acerco y me preguntó:
“Y… ¿ Qué es esto?  Se llama  “Hasta que la muerte nos separe”. Le explico que es una obra de arte que creó la artista Anaída Hernández con el tema de la violencia de género de 1990 al 1993 con los nombres escritos de las asesinadas con fecha de nacimiento y fecha de muerte. Era la primera vez que se hacían públicas estas estadísticas( siendo la investigadora la periodista Carmen Enid Acevedo)  y se catalogan estos crímenes. Antes eran solo crímenes pasionales y los hombres que los cometían iban uno o dos años a la cárcel, si es que iban. Si hacemos la cuenta nos percatamos de que muchas eran muy jovencitas, quizás este era su primer amor. Cada cajita es un nicho/ pintura alegórico a los temas de este tipo de violencia y dedicado a una mujer asesinada. En 1989 se firmó en Puerto Rico la ley #54, entrando en vigencia en el 1990, para catalogar estos asesinatos como crímenes de violencia doméstica.

La Sra. cuyo nombre no puedo publicar, continuó haciéndome preguntas hasta el final de nuestra corta conversación. Durante la cual me dijo que la obra era muy grande y muy bonita. Cuando ya se marchaba me dijo. Y usted dice ¿que  esto pasó en los “90”?  y yo le conteste…”Lo malo es … que está pasando”

Sí está pasando. No transcurre un día en lo local o en alguna parte del  mundo que no tengamos noticia de una o varias mujeres asesinadas por sus parejas. Esta situación no puede justificarse desde ningún punto de vista. Muchas cosas se han hecho por colectivos de mujeres, por hombres que toman consciencia e iniciativas de gobiernos, algunas muy tibias. Muchos seguimos entendiendo que nuestra salida, lo único posible es  la educación de igualdad de género, de hombres y mujeres de cualquier edad o condición. 

Esta obra y su exposición en el Museo de Arte de Puerto Rico como exhibición permanente debería ser visitada por cada persona, cada familia, cada pareja, cada padre y madre con hijos.  Para educarnos de dónde venimos, dónde estamos y reflexionar hacia donde queremos ir como sociedad. La violencia contra la mujer no puede continuar siendo un mal endémico e insoluble y nuestra alternativa es la educación. La educación que podemos ejercer en nuestro diario vivir, en nuestros comportamientos, en nuestras profesiones o en cualquier lugar donde nos encontremos, sobre todo si tenemos niños y niñas a cargo. De esta manera lograremos ser parte de la solución a un problema que define día a día cómo somos y cómo queremos ser.

Muchas veces los humanos rechazamos  ver algo que nos toca las emociones pero no es bonito.  Esta es parte de la función del artista porque  nos muestra  de manera visual aquello que rechazamos y  nos trae luz a la oscuridad de las sombras que no queremos ver. 


La autora es una mujer.
(787) 399-3114
thaliacuadrado@gmail.com

domingo, 2 de junio de 2019

Sembrar y cosechar.

Sembrando Cacao. Finca La Guindilla.
 Comerio, Puerto Rico.
Con Amanda Préstamo agricultora dueña de la finca.
Mayo 2019.


Sembrar y cosechar parece un acto sencillo. Sin embargo, en un mundo donde todo se cuantifica resulta que muchos siembran, otros cosechan y otros pocos siembran y cosechan. El/ La que siembra sabe que está sembrando es imposible no saberlo. Se sabe porque sembrar deja huellas, algunas visibles pero las que más marcan son invisibles y solo pueden verlas los que se toman un rato para mirar en los ojos del que siembra. 

Sembrar y cosechar es una actividad de mucha reflexión porque quizás sabemos dónde estamos sembrando pero pocas veces conocemos el dónde vamos a cosechar. Muchas son las veces que la siembra florece en lugares donde jamás imaginamos y cosechamos en un tiempo extendido donde ya pensábamos que el fruto sembrado habría perecido. Sin embrago, esa es la mejor cosecha porque se recoge cuando creíamos que la siembra estaba perdida y nos sorprende la vida con frutos en otros momentos, en otros lugares o en otros corazones.

Sembrar y cosechar se parece mucho a la actividad terapéutica donde es común encontrar que la siembra dio unos frutos extraordinarios años después. Debe ser porque sembrar es también un acto de dar y no mirar demasiado donde caen las semillas, en la convicción de que germinaran y darán frutos aún cuando no los veas. Probablemente de esa manera se abren y cierran círculos en la vida humana y en el universo.

 De otra manera sembrar podría ser un acto egocéntrico de saber dónde siembras, para qué siembras y saber exactamente que quieres  cosechar. Esto seria querer establecer controles sobre un acto que más que concreto es metafórico, bien se trate de personas o de frutos que pueden ser visibles, usables o comestibles. 

Y todo esto para decirles que soy una sembradora y que conozco muchas y muchos agricultores de frutos, de ideas, de amor y todos cosechamos en abundancia. 

La autora siembra y cosecha autoconocimiento. 
(787) 399-3114

sábado, 30 de marzo de 2019

El duelo.

Dionisio en su meditación nocturna.


A los gatos le gustan las alturas. Les gusta ver el escenario desde arriba para verlo en perspectiva. También le gustan las cajas para jugar al escondite y desde ellas vernos sin ser vistos. La caja puede ser grande o pequeña lo importante es acomodarse en ella lo mejor posible aunque el rabo se quede fuera. Les encanta  escalar paredes, puertas, árboles, verjas. Desde esa altura escuchan y observan como antropólogos culturales a los humanos que les servimos de sujetos de estudio.
  
A los gatos le gustan las alturas para escudriñar en el alma humana e identificar a  los humanos que se le parecen. Esas almas gemelas de dos patas que se les asemejan y puedan  jugar con ellos en comunión, donde no existe diferencia en la cantidad de  patas que usas para  caminar por el mundo. 

A los gatos le gustan las alturas y en una de esas Dionisio jugando se fracturó la mandíbula. Y acudieron en su ayuda unos humanos que entendían sus deseos de libertad. Yo, su acompañante de 19 años durante los cuales aprendimos el uno del otro todo aquello que pudimos enseñarnos. En ese doctorado emocional /espiritual no hubo asignatura a la que no asistiéramos juntos. Por años exploramos las alturas de todo tipo siendo compañeros inseparables de aventuras.

A Dionisio le encantaban las alturas y cuando llegaba el final de sus andadas se encontró de frente con otro humano que lo asistió de la manera más sensible y entregada. Como debe ser para un dios griego como él que según la historia nació dos veces, que fecunda la vegetación y la vendimia. Así cuando la vida física de este dios llego a su fin este humano de nombre Dr. Roberto Morales, su veterinario, estaba presente en su campo fecundo y lo ayudó a dar su transición y consoló a su compañera de jornada.

El duelo es fuerte porque el desapego es la asignatura pendiente de los humanos. Para hacer un desapego que construya la vida y la evolucione antes tiene que existir un gran amor. Solo el amor se entrega en desapego.  Pero todo este proceso  es más dulce cuando encontramos en el camino humanos que nos enseñan tanto a los gatos como a los humanos que siempre hay quién llore contigo tus perdidas. Y nos hacen realizar la enorme fortuna de tenerlos.

Dionisio fue y es feliz y desea junto conmigo dar las Gracias a:
El Dr. Roberto Morales su Veterinario de la Clínica Villa Mar en la marginal de la Baldorioty de Castro en Isla Verde.
A su ayudante Jessica por sus amorosas atenciones en un proceso que duro 10 semanas.  
A su tía Anaída Hernández por rescatarlo de las calles de New York y haberlo puesto en mi compañía y presenciar tantos años. 
A Magdalena Sagardía por asistir en ese encuentro.
A Denise Rivera por su apoyo constante aún cuando ella también está en duelo por Baco. 
A Teresita Pagán por esos tratamientos de Reiki tan amorosos. 
Y a todos los que de una u otra manera lo conocieron.  Gracias. 

domingo, 24 de marzo de 2019

Evolución.

De la serie. Evolución.
Medio mixto sobre papel reciclado.
  18''x7''. 2019


Tenemos tiempos de cambios profundos, tiempos de mudar la piel del cuerpo pero sobre todo la de nuestras creencias y maneras de vivir. El cambio no ha llegado el cambio es una constante. Lo que ocurre es que estamos acostumbrados  a asociar el cambio con cosas externas y lo podemos celebrar a nivel material y casi nunca en lo intangible. Pero este cambio no es la evolución del mundo en su forma física, no es de algo que podamos comprar o adquirir de alguna manera. Este cambio es interno del ser humano que queremos llegar a ser y del mundo en el queremos habitar. Se nos hace extraño, y de tan cerca que deberíamos estar  de nosotros mismos, este cambio se hace lejano.

Llevamos los humanos  mucho tiempo mirando hacia el exterior de la vida a ver que juguete nuevo nos han diseñado para nosotros comprarlo y jugar. Las redes sociales son un ejemplo de esta actitud. Llegaron y nos parecieron tan fantásticas que hasta los que en principio no las usaban han ido cayendo en sus “redes” prontamente y los que no las usan parecen seres extraños que no evolucionaron y se quedaron en el camino. 

Hemos estado tan inmersos en el exterior que se nos olvido visitarnos a nosotros mismos y considerarnos un sujeto de cambio por sí mismo y no receptor de los cambios externos. Por eso este cambio de paradigma de lo que somos, no de lo que tenemos está siendo tan trabajoso. 

Es cierto que hay una evolución en progreso pero enseguida que miramos un poco hacia dentro tenemos la compulsión de volver la mirada hacia fuera y la verdad es que fuera hay tanto con que entretenerse. Siendo ese entretenimiento nuestro peor enemigo porque no solo nos entretiene si no que entretenemos a su vez al medio ambiente. Si observamos las interrelaciones humanas podemos ver que las personas valoran a los otros que son “entretenidos”. Muchas personas están tan agotadas del diario vivir hacia fuera, que lo que buscan es vivir hacia fuera nuevamente pero en entretenimiento. Y entretenerse demasiadas veces es enajenarse en algo que te impida pensar porque el pensamiento también entretiene  Todo esto se convierte en un círculo vicioso donde no existe el espacio para tocarnos a nosotros mismos. 

Muchos nos damos a la tarea de conocernos en profundidad una hora tres veces en semana haciendo Yoga por ejemplo. Lo interesante es que el resto del tiempo de la semana lo invertimos en el exterior. Porque creemos que son dos universos que no se comparten, es decir o estoy conectada cantando mantras o estoy de compras. Todavía no hemos podido encontrar el hilo conductor de que, lo que es dentro es fuera y viceversa. Muchas veces lo escribimos en nuestro ”status” en las redes pero pocas lo practicamos.

Para este nuevo cambio que es muy viejo porque llevamos siglos intentando darle forma, grandes cantidades de personas lo tienen más masticado pero necesitamos un colectivo mayor. Porque ahora en este siglo es urgente, se nos terminaron las posposiciones. 

El cambio es  la lucha eterna del ser humano para entender su propia bipolaridad. Es tener la vivencia colectiva de que sí somos materia pero también somos intangibles. Este pienso que es nuestro reto para los próximos años. Una vez entendido más allá de las meras palabras o de las creencias religiosas, sabremos que siempre hemos vivido en profundidad en el lugar a donde queremos llegar. Por naturaleza, porque esa es nuestra realidad y podremos estar completos en todo momento.

 Vivenciando esto haremos real el que todos somos UNO. Sin importar la raza, la lengua que hablemos o el entorno en el que vivimos sobre la misma tierra.  Que la naturaleza no está a nuestro servicio es totalmente al revés, ella puede vivir sin nosotros y no es lo mismo de este lado. Entonces viviremos la gran verdad de que los animales que nos acompaña en este hogar grande que es la tierra no están a nuestro servicio para cualquier cosa que se nos ocurra están porque son una compañía y porque ellos también son bipolares, es decir son materia y son intangibles. 

Quizás así habremos alcanzado un grado superior de evolución. Seremos humanos pero seremos mejores y caminaremos menos fragmentados, más completos. Ese es el cambio y esa es la gran evolución. Cuando podamos tener un poder real sobre nuestras vidas porque vendrá de adentro de lo que nos toca desarrollar y no de lo que podemos comprar. Dedicaremos nuestros esfuerzos diarios a disfrutar de nuestra coherencia interna/externa y nunca más estarán en contradicción cosas que nunca debieron estar.


La autora es Psicóloga Clínica en práctica privada. 
(787) 399-3114
thaliacuadrado@gmail.com

sábado, 2 de marzo de 2019

Las miradas.



 Después de tantos años hablando con gente te haces especialista en miradas. Identificas las dulces y las amargas. Las tiernas y las resentidas. Las después hablamos y las “yo te cojo bajando”. Las rencorosas que mientras dicen palabras suaves miran con rencor confundiendo a quién la recibe porque dicen “ yo, ya te perdone’. 

Me enturbian las de soslayo, las que parece que no te están mirando y te están taladrando. Esas te “tasan” como si fueras género de venta.  Otras te dicen sin palabras “desaparece de mi vista”. Las racistas, las que están en contra de todo y desean que no existas. 

Las que más me impactan las que me hielan la sangre son las enjuiciadoras, las prejuiciadas, las “yo voy primero porque soy mejor que tu”, las “quítate de mi camino porque no te voy a dejar pasar”.

Hay otras que me producen un nudo en el estómago y son casi mortales por sus efectos. Son las que te rechazan por ser mujer, por ser pobre, por ser gay, por ser hombre, por ser negra, por ser gorda, por no tener el bolso adecuado, por tus zapatos, por tu ropa. Y sobre todo porque tu carro no es de la marca y el año adecuado. Esas me devastan porque esas vienen de alguien que camina sin alma.

Otras me producen un coraje interno difícil de controlar. Esas son las condescendientes, “porque tu no entiendes, no estas a mi nivel’,’ “ es que yo estudie en tal colegio’, “ es que tu eres mujer”, “ es que yo soy de otra generación’. 

Hay miradas que no te miran, que te traspasan que no vienen de alguien vivo, esas asustan porque la persona que las da ya murió, solo camina y parece viva. De esas hay muchas en puestos de poder. Esas no nos miran, pasan sus ojos por encima de todos porque para ellos no contamos. 

Si te fijas un poco y eres investigadora de la vida, de los seres, de sus miradas, de sus comportamientos. Conscientemente sales a la calle en busca de esa mirada que puede venir de cualquiera con el que te encuentres y solo esa te desea de verdad. Buenos días. Sin carga sin pedir nada a cambio.  Esa y solo esa te alegra el corazón, es una lluvia fresca en un desierto y te hace querer estar aquí un día más.

 Te deseo que hoy te encuentres con ella y si lo haces reprodúcela, cópiala y bríndasela a otro que también la necesite.

La autora es Psicóloga Clínica en práctica privada.
thaliacuadrado@gmail.com
(787) 399 3114

viernes, 11 de enero de 2019

Vamos a dibujar una puerta.

Mi puerta. De la serie Mis puertas.
Acrílico sobre tela.
18"x24''. 2019.




Estamos en un nuevo año no necesariamente en una nueva vida. La experiencia de vida que vivimos de manera individual o colectiva no surge al pasar la hoja del calendario. La nueva vida toma más tiempo y  también exige una nueva manera de ver, pensar, imaginar y actuar. 

Cuando comienza a girar el calendario de un año nuevo todas son buenas intenciones, luego poco a poco se nos va desinflando la energía del principio y al terminar muchos piensan que el año no los trato bien. 

Para ayudarnos a suavizar la desesperanza para la despedida del 2019 y los sinsabores de todo el año te regalo un ejercicio.

Todos ustedes saben lo importantes que son las puertas y su función en la vida material. Sin embargo, por experiencia profesional creo que no todos conocemos la metáfora de la puerta en el mundo onírico, intangible, imaginario. La puerta en esos mundos significa lo mismo pero magnificado, porque no solo la usamos para entrar o salir de espacios, también la dibujamos para trascender pensamientos, ideas, crear momentos y hasta construir una nueva vida. 
En esta última interpretación les estoy regalando este ejercicio. Todos los humanos en el mundo y también en Puerto Rico necesitamos trascender de la situación actual y ser capaces de mirarnos como participantes en este proceso colectivo e imaginar un país como el que deseamos. Si dibujas tu puerta y haces el ejercicio cada puerta es una posibilidad, cada puerta es una que unida a todas crea nuevas maneras de imaginar y ver nuestro entorno. Acompáñame. Atrévete. Únete. Contribuye. 

Si lo crees es verdad si no lo crees también es verdad. La realidad que vemos no es un estado estático,  la creamos día a día momento a momento. 

Ejercicio:

Acomódate en un lugar donde no tengas distracciones, en silencio, sin ruidos que puedan molestarte. Concéntrate en un tema que tú creas que pueda cambiar tu vida para bien.Te recomiendo que seas muy honesto, examínate con humildad estas hablando contigo.  Ese tema que escojas que entiendes que puede darle un vuelco, un aire distinto a tu vida, visualízalo en tu mente con lujo de detalles. ¿Cómo tu crees que cambiaría tu vida, para qué o por qué necesitas cambiar tu vida? Puede ser un tema de estudio, trabajo, salud , o el amor que deseas. Asegúratede que sea  un tema tuyo que no involucre la voluntad de otra persona, esto es tuyo, solo tuyo. Si es con un hijo puedes desear aprender a cómo ser mejor mamá o papá pero no puedes querer cambiar a tu hijo o hija. Recuerda que los cambio son estrictamente personales.  Si quieres cambiar a otra persona eso no es un cambio es control o manipulación. Si es con un amor puedes querer  generar más amor en ti, no puedes diseñar el  cómo hacer que alguien que no te ama te ame. Si es un tema de pareja tiene que ser algo que necesites para tu ser una mejor pareja o para dejar una pareja en la que no eres feliz.  Si estas en duelo el tema es cómo sanar el dolor, no en cómo evitarlo eso es imposible.
Toma unos minutos para ver claro en tu mente lo que deseas con lujo de detalles. Es como un juego mental, no pierdes nada, toma unos minutos. Acepta el reto. 

Puedes escribir todo este proceso de cómo aclarar y definir tu tema central de cambio para futuras ocasiones de exploración interna. Mirarnos por dentro es un ejercicio extraordinario de múltiples beneficios. 
Ahora que  tienes claro eso que deseas. Imagínate que dibujas una Puerta. Puede ser con  bolígrafo, tiza, pincel, con tus dedos, en un papel, en un lienzo o directamente en el cielo. Construye esa puerta en tu mente tan grande o tan bella como desees. Es tú puerta, dibújala como la quieres con los colores que te gusten. Toma tu tiempo, adorna tu puerta con los elementos que te encantan. Puede ser una puerta  de madera antigua o  moderna. De metal, de piedra de cualquier material o forma. Lo importante es que esa es tú Puerta. Puede ser en la naturaleza o en tu casa.  Una vez terminada obsérvala,  esa es tú puerta, añade lo que desees hasta que sea lo más parecido a lo que está en tu mente. 

 Disfruta por unos instantes de lo que acabas de hacer, no tengas prisa. Deléitate en tu creación.  
Acabas de crear una  Puerta  nueva que no existía antes. Ésta es tu creación, disfrútala.

Ahora respira profundo y prepárate para abrir tú puerta, con la llave que tienes en tu mente, en tu imaginación. Es tú puerta, tú tienes la llave, busca tú llave, solo tú puedes encontrarla. 
 Abre  tu puerta despacito  y observa lo que hay al otro lado.  Deja que tu ser te traiga las imágenes de lo que hay detrás de tu puerta, no lo juzgues solo observa, conviértete en un niño pequeño observando un juguete nuevo.  

Toma nota mental de lo que ves y sientes. Todo esta permitido, cada persona vera y sentirá cosas distintas. Si te conmueve, si te hace llorar, si te impacta , si te hace reír toma nota, esa es la respuesta a tu deseo de cambio. Eso que está detrás de tu puerta es lo que estas deseando o lo que te ayudara a conseguirlo.  Maravíllate de lo que ves es tu creación, es tu vida. Disfruta de tu respuesta, celébrala, no la juzgues. Si en principio no te hace sentido no te preocupes permite que pasen unas horas con ese pensamiento. Los cambios se cocinan a fuego lento. Nunca te olvides de dar Gracias. Acabas de hablar con tu ser interno, con lo mejor de ti. Da Gracias. 

Este ejercicio es muy potente y lo he diseñado para ti este es mi regalo de año nuevo y Reyes disfrútalo en Paz y Amor. 

La realidad  que vemos  es una ilusión y se crea día a día con nuestros pensamientos, palabras y obras. Podemos cambiarla dibujando  nuevas puertas por donde entren nuevas ideas que nos ayuden a vivir.

**Te recomiendo que hagas este ejercicio tan frecuente como puedas por varios días. Si estas buscando una respuesta debes hacerlo con frecuencia. Debes mantener lo aprendido en tu mente en tu diario vivir y si te es posible debes hacerlo justo antes de irte a dormir, es el mejor momento. 

** Deseo que donde quiera que estés seas feliz, que tengas Paz y que el Amor dirija tu vida. 

La autora es PsicólogaClínica en práctica privada.
787 399 3114
*** Me encantaría conocer cómo te fue. Tus impresiones. 

domingo, 23 de diciembre de 2018

Pensando.

Cabeza de cristal. Regalo de Ana Olivencia.
Pintura acrílico sobre cristal. 2016. 

Dedicado a todas ellas,  las de aquí, las de allá, sobre sus hombros nos colocamos para decir: Basta, el momento ha llegado.

Pienso que cada persona tiene el derecho de usar su tiempo de vida y su energía vital, como le plazca. Al final los frutos que coseche serán suyos. Por eso como mujer respeto y ejerzo mi derecho a usar mi tiempo y mi energía donde yo desee.

Estas posiciones no son contradictorias. Son elecciones de vida de lo que hacemos basadas en lo que queremos que sea nuestra vida o del ser humano que queremos ser. En este sentido la coherencia es fundamental. No puedes decir que crees en algo y practicar lo contrario, esto lo saben hasta los niños pequeños.  Por otro lado ambas posiciones son todo lo libres que puedan ser teniendo en cuenta que la mayoría de nuestro hacer en la vida es inconsciente. 

Existe en este momento y desde hace mucho un movimiento imparable por la verdadera igualdad entre los humanos. Un movimiento de igualdad para la mujer en una sociedad y cultura que no lo ha permitido por siglos y esto es innegable. Las mujeres (y algún hombre) llevamos muchas batallas libradas, hemos pasado muchos procesos, nos hemos mudado de piel varias veces y tenemos más muertas que en una guerra declarada. 

Todos sabemos que los grandes cambios se dan a base de consistencia, perseverancia. No existe cambio pequeño, mujer a mujer, hombre a hombre, niños y niñas hemos ido avanzando con el viento siempre en contra. Hoy sin duda está más activo que nunca y tengo la convicción de que ya no hay vuelta atrás. Sin embargo, sabemos  todas y  todos  que es y será todavía muy complejo. No solo involucra  leyes exige un cambio interno de mujeres y hombres, de la sociedad que hemos creado y de la lucha con las fuerzas que quieren que todo se quede como está. 

Me he pasado gran parte de mi jornada trabajando con hombres y mujeres, con parejas de todos tipos. Es mi privilegio y mi orgullo. Esta práctica diaria por 33 años me ha enseñado mucho de ambos sexos, de sus diferencias y sus similitudes, de sus deseos compartidos, de las luchas internas y externas de cada uno sin importar si es hombre o mujer.  Todos están muy confundidos en sus visiones de qué es eso de ser mujer u hombre en esta sociedad. La educación nos falla en lo esencial y nos envía a la calle de la vida a actuar con unos supuestos confusos y contradictorios y  bajo estas premisas podemos explicar las desgracias del día a día. 

Nuestra sociedad es machista, la cultura es machista eso lo sabemos pero en esto como en todo, la manera en la que decides emplear tu tiempo de vida define tu proceder. Puedes vivir rabiosa y defendiéndote de lo obvio. Puedes educarte y decidir que si tu cambias todo cambia. Puedes entregarte a la inconciencia y pasar a tus hijos e hijas lo que conoces como si fuese una herencia que hay que preservar.  Puedes definir al hombre o mujer que te acompaña como el enemigo y hacerlo o hacerla miserable. Las opciones para la repetición de lo mismo son muchas tú tienes que escoger. 

Existen preguntas que tenemos que hacer, muchas aún no tienen contestación pero una buena pregunta te aclara la posición en la que decidas colocarte. El trabajo es duro, el proceso es largo, no lo vamos a arreglar en un día pero hay que continuar y este momento exige mucho más de lo que muchos y muchas están dando.

Puedes y ese es tu derecho ignorarlo todo y refugiarte en lo que conoces para no sufrir o lo conocido por destructivo que sea porque no consideras que tienes las fuerzas para dejar de ser lo que eres y convertirte en una mejor versión de ti mismo. Ese es tu derecho.

A veces al entrar en las benditas redes sociales donde cada uno y una vive en su propia fantasía sin conectarse con los demás, donde no se lee antes de dar “like” y se le da “like” a una cosa y la contraria en un abrir y cerrar de ojos. Por lo menos yo me percato que muchos no se han dado cuenta que estamos cuajando la más enorme revolución social/ cultural de todos los tiempos, aquí y ahora a todo color, que la búsqueda de una sociedad libre e igualitaria está aquí para quedarse y que el tema merece una reflexión de todos y todas en nuestro diario vivir. Para decirlo claro y que se entienda la casa se está quemando y alguno decide ignorar que sale humo. 

Bajar tensiones en un clima tan cargado es válido y recomendable. Ignorar los temas  serios del momento es enajenarse y pensar que no puedes hacer nada. De cierto en el tema de la igualdad nadie tiene que moverse de su casa el escenario está servido y lo vive todo el tiempo. Solo hay que examinar el entorno de tu propia vida y tendrás mucho trabajo. No tienes que dejar de llevar tu vida, no tienes que ir al piquete, tu obra, tu familia, tus amistades están presentes solo tenemos que despertar y percibirnos como hombres y mujeres partícipes del cambio. Actores de un mundo de Paz, Igualdad, Amor, Alegría, Felicidad y  Respeto ese que  todos pregonamos querer.


La autora es Psicóloga Clínica en práctica privada.
787-3993114
thaliacuadrado@gmail.com




sábado, 10 de noviembre de 2018

¿Cómo es posible que hagas tanto daño ? Si estas de paso.

De la serie: Todos a una. "Juntos".
Medio mixto. 15'.5 x 7''. 2018

Confieso que no sigo en su mayoría las noticias. Lo hago como una manera de protección a mi salud mental. Pienso que si lo hiciera me pondría las manos a la cabeza y correría calle arriba calle abajo gritando como en  la pintura El grito de Munch.

Tal parece que a muchos, más de los que seria razonable los ha poseído el ego y duermen el sueño de los que dicen estar vivos, sin medir ninguna consecuencia de sus actos ni de las consecuencias para el resto de los mortales.

Creo firmemente que lejos o cerca de las personas o los hechos por el solo detalle de compartir oxigeno todos estamos conectados y por ello somos copartícipes de lo que sucede. Hasta en el lugar en apariencia lejano tenemos injerencia con las decisiones que tomamos a diario. 

A veces me parece que hemos hecho todos un pacto destructivo para todo lo que vive y respira en la tierra, incluyendo el planeta mismo. Solo hay que dar un paseo por “ las noticias” un día cualquiera para darnos cuenta que desde la vecina hasta el presidente están destruyendo a diestra y siniestra sin reflexión alguna. 

No puedo y creo que nadie pueda, predecir lo que va a suceder ni aquí ni en la Conchinchina. Hay una especie de caos colectivo inconsciente y por otro lado una gran búsqueda de construcción, que todavía no es colectiva en evidente lucha. Abonemos para que gane la construcción. 

Lo que si sé y de esta estoy segura es que  la filosofía que es el arte de cuestionar, de hacer preguntas una vez más puede venir en nuestro auxilio. Para hacer preguntas, para tomarnos el tiempo de analizar, para sosegarnos en la búsqueda de alternativas. Las noticias de a diario son en su mayoría impulsivas, muchas veces para meter miedo, otras veces usadas por los inconscientes para desinformar y manipular. 

Quizás haciéndonos preguntas en vez de emitir juicios a la ligera podremos recordar  que estamos de paso y debemos pensar cada uno o una en el legado personal que queremos dejar cuando ya no estemos en este plano. Y recordar  que lo importante es la vida este donde este y tenga la forma que tenga. Y esto no lo dicen las noticias. 


La autora es Psicóloga Clínica en práctica privada. 
787 399 3114

sábado, 2 de junio de 2018

El duelo y los muertos inconvenientes.









Los zapatos nos  sirven para caminar y estamos caminando, con los puestos y con los que corresponden a nuestros muertos. Como está mandado por las normas de la emoción y  del duelo que todo ser vivo tiene que hacer por sus muertos para aspirar a la sanidad mental, la claridad del pensamiento y para poder continuar caminando. Ayer comenzamos a caminar. 

La Tierra, nuestro hogar, está en llamas.

La Pregunta. 7''x5''. Medio Mixto sobre cartón reciclado. 23/ Agosto/2019. Nosotros. Cada uno de los humanos que es...