domingo, 16 de febrero de 2020

El carácter y el destino.




“Porque es importante que los despiertos permanezcan despiertos, no vaya a ser que un verso interrumpido les devuelva al sueño; las señas que hacemos--- sí o no, quizás---deben ser inequívocas: estamos rodeados de una profunda oscuridad. William Stanford.                                                                                        

Dice James Hillman que nuestro carácter nos forma la cara, las costumbres, las maneras de dar y recibir, que vuelve con cada uno a casa cada noche y nos mantiene en vela con frecuencia. En la psicología popular se habla mucho de la personalidad y poco del carácter sin embargo, en terminos prácticos el carácter es quien dice quienes somos y al que podemos moldear, pulir, corregir, porque el carácter es lo que hacemos a diario y que termina definiendonos. Esa definición de lo que somos es cierta tanto para las personas como para los colectivos y los pueblos. El carácter dijo Heráclito “es el destino”. 

El carácter es el que le pone arrugas al rostro en los lugares donde nos hemos arrugado a través de la vida convirtiendonos en un mapa de fácil lectura para el que sepa leerlo. Pero por supuesto no solo al rostro también al cuerpo, a sus manerismos y hasta la manera en la que nos enfermamos.También moldea los colectivos y para bien o para mal les imprime un sello que las personas llevamos cada vez que decimos de dónde somos. 

Por ser el carácter tan importante es que los que manejan la información saben donde apretar, soltar, distraer,  tienen un mapa de nuestro carácter que les dice cómo vamos a reaccionar ante tal o cual noticia o información. Esa manera de ser conocida, leida, estudiada nos convierte en ratoncitos de experimento pues le dice a quien quiera manipularnos el cómo hacerlo y siempre da resultado. Por supuesto existen personas que se salen de la norma cuyo carácter lo viven de manera más conciente y esos son los que escuchamos llevar la contraria ante los eventos. 

Como todo en la vida humana las cosas se pueden vivir de manera conciente o inconciente. Muchas veces en la consulta hago el ejercicio de decirle a las parejas que hagan el amor de manera conciente, casi nunca entienden. Porque hasta tener sexo con una persona puede ser un acto inconciente por sabroso que pueda ser. Demás está decir que también haciendo el amor dejamos ver nuestro carácter. Sin embargo, con el carácter sucede como con muchos detalles de nuestra psicología nos pasan desapercibidos a nosotros y son muy claros para quien los estudia, no siempre para beneficiarnos. 

Las debilidades de nuestro carácter podemos verlas claras en esos comportamientos que se repiten y que no nos llevan a ningun sitio. Son esas cosas que hacemos sin pensar y que nos salen espontáneas y en las que casi nunca reflexionamos porque son como decimos “yo soy así”, “así somos nosotros”. Son los memes que presentan al pueblo a través del baile, la bebida, la fiesta y la huida ante situaciones muy serias que llaman al análisis profundo dandonos una imagen superficial.

Hablando de este colectivo que llamamos pueblo puertorriqueño existe una debilidad que valga la redundancia nos debilita todos los días. Esa debilidad se presenta en el tratamiento de  los temas que se presentan a diario. La corrupción, la desigualdad social, el machismo que tanto daño hace a hombres y mujeres. A la mujer porque la somete y la mata y al hombre poque lo debilita en su ser haciendole creer que es el más fuerte, cuando la debilidad de lo masculino es cada día más profunda y evidente. La educación que es una lacra que debilita los simientos de esta sociedad a diario y de cuyo producto se aprovecha el inepto para continuar con su ineptitud. Y por supuesto y no menos importante nuestra condición colonial de la que la mayoría quisiera no hablar y se ha convertido en el elefante que no queremos ver. 

Esta debilidad la vemos cuando hablamos de un tema de manera constante sin reflexión alguna, es casi como un vómito diario sobre todo en las redes. Raras veces nos percatamos de que al  fijar nuestra atención en un tema particular sin detenernos conduce invariablemente  a normalizarlo. Casi todos tenemos una opinión a favor o en contra pero ninguna lleva reflexión alguna. Si nos fijamos un poco el tema de la mañana nos cansa porque le caemos encima por horas y nos agota en la tarde.  Después de drenarnos de energía  necesitamos despejarnos de tanta cosa porque nos lo merecemos y muchos nos enajenamos en diferentes actividades. 

Los que estan en la publicidad, en el gobierno, o  cualquiera que desee manipular la noticia del día conocen esta debilidad. A diario nos proveen “el tema” el cual levantará una ola de opiniones que seran como un gran fuego que a lo largo del día se ira extinguiendo hasta quemarce al caer la tarde.  Quizas, lo más probable es que mañana comencemos el día con otro tema o variaciones del mismo y tendremos la sensación de que hemos entrado en una borágine imparable que como una ola nos lleva y todo esto sin reflexión de profundidad alguna. También lo más probable es que terminemos el día cansados sin saber exactamente qué paso y al cabo de los meses estaremos anesteciados y sin ánimo de escuchar nada más por importante que pueda ser. 

Esta es exactamente la razón de porqué nunca termina nada, nunca sabemos todo, y tenemos la sensación de que nada está en nuestras manos. Eso es a lo que se llama debilidad de carácter porque el carácter se debilita cuando no existe la conciencia de lo que hacemos, nada tiene trascendencia y solo respondemos a la inmediatez.

Dejenme decirles que ese ir y venir sin detenernos es uno de nuestros problemas colectivos más profundos. Esta debilidad colectiva, esta imposibilidad de mantenernos en un tema hasta solucionarlo  provoca la falta de continuidad y solidez para tomar decisiones firmes. Todo esto nos provoca una actitud de irresponsabilidad sobre los temas y los que estan en el poder se aprovechan conciente o inconcientemente de ello. Porque nos guste o no, los del gobierno son solo gente, igual que cualquiera de nosotros, de hecho muy parecidos a cada uno de nosotros. Ellos no son extraterrestres son puertorriqueños a los que también les encanta huir de las situaciones.

Alguna persona me dice que yo soy muy seria y que reflexiono sobre todo y seguramente tiene razón. El problema es que la mayoría de las personas no tiene la reflexión como una actividad diaria para saber dónde se encuentra y cuando los temas son serios nos gusta huir porque hay que divertirse. Los humanos nos convertimos en lo que somos persistiendo en el tiempo que llevamos practicando lo que somos, el carácter del puetorriqueño se demuestra en lo que tenemos ante nuestros ojos como país. Como dice Stanford hay que despertar y mantenerse despierto porque estamos rodeados de oscuridad y si nos dormimos  somos tan responsables como los que saquean el país a diario. 

 Si de verdad  queremos que el país cambie tenemos que cambiar todos no solo ellos porque ellos son un reflejo de nosotros aún cuando no nos guste nada. La propuesta es calma en el análisis y tome el tiempo que tome vamos a educarnos antes de apresurar las opiniones, solo de esta forma podemos exigir, educación es la solución, exactamente la que los ineptos no esperan que hagamos. Si logramos modular los tiempos y la reflexión, ganamos, maduramos y formamos un carácter sólido.  La reacción rápida es un fallo de carácter que pagamos todos pero de la que se lucran unos cuantos.

787 3993114

domingo, 12 de enero de 2020

Esto es... lo que hay.

Arriba. Abajo.
Solo son posiciones
 de la misma espiral.
“ La Isla de Puerto Rico es firme y sólida” Ingeniero José Molinelli especialista en terremotos. Cuando escuché esta frase salida de una voz tan respetada como el Dr. Molinelli me sentí tranquila y me provocó analizar desde un punto de vista  psicológico lo que significa un temblor de tierra o terremoto. Hermes Trismegisto dice en la Tabla Esmeralda que “ Nada es inmovil, todo se mueve, todo vibra”. Todo cambia, todo oscila en la vida psicológica de las personas y las naciones. Tanto los humanos como los animales y la naturaleza se mueven y cambian constantemente. En nuestra educación existen varias fallas y una de ella es que nos enseñaron que la tierra donde estamos acentados es estable se mueve sobre su eje pero no se jamaquea de un lado a otro y si lo escuchamos eso pasa en otros lugares nunca aquí. Por esta razón cuando la tierra de el archipiélago Boricua  se acomoda debajo de nuestros pies cunde el pánico. Es como que nos coje de sorpresa haciendo algo que no se supone que haga.

En Puerto Rico ha estado temblando la tierra. Al Sur de la Isla grande hubo un terremoto que provocó múltiples daños y perdidas humanas. Al resto del Archipiélago nos provocó pavor y desconcierto. Cada persona como ya sabemos enfrenta los eventos de la vida según sea su estructura psicológica. La estructura psicológica está compuesta de creencias, maneras de ver, carácter, personalidad, fortalezas/ debilidades y de otras cosa que no son psicológicas como las fortalezas/ debilidades físicas. Las fotalezas espirituales con o sin denominación religiosa y muchas otras cosas. En fin cada uno o una de nosotros enfrenta el temblor según su propia estructura.

Como mi preparación es en psicología y mi mirada dentro de la psicología es metafórica he decidido hacer una interpretación que quizás pueda ayudarnos. Todo cambia y se transforma en la vida, eso ya lo sabemos y lo constatamos diariamente. En la energía viva que somos hay muchas partes nuestras que se van quedando atrás. Ejemplo de esto son los comportamientos que no actualizamos y podemos comportarnos como niños y ya tenemos 50 años. En nuestra estructura también existen partes olvidadas o no tomadas en cuenta de nuestro ser que muchas veces se convierten en energías que tratan de salir a la luz. Imaginemos que esas energías  producen temblores porque estan pidiendo salida a la luz. Pueden ser talentos, habilidades, verdades/ mentiras, maneras de interrelación, que viven en nosotros que buscan la luz para iluminarse, cambiar e incorporarse a nuestro repertorio de posibilidades. 

Ante un temblor podemos asumir dos posiciones. Una: La avenida catastrófica. En esta avenida todo se caerá, se hundira la isla, abra una catástrofe sin precedentes y moriremos todos. En la otra visión esta el optimismo desmedido: Todo va a estar bien. Estamos bendecidos. Esto termina pronto para nosotros volver a la normalidad y seguir la vida cotidiana. Si observamos estas dos miradas podemos percatarnos que en ninguna de las dos nosotros tenemos ninguna intervención. Las cosa suceden y son terribles o buenisimas y el control de todo esta fuera de nosotros. Es decir, somos simples observadores del espectáculo. 

Si pudieramos observar estos eventos, me refiero a los temblores como salidos de nosotros mismos interpretarlos como una metáfora de  algo nuestro que está queriendo salir, manifestarse, decirnos algo. Si pudieramos por un instante presibirnos como actores en esta situación y dejar atrás la posición inerte o de  victimas. Entonces podremos movernos a  ser responsables con nosotros mismos y exigir de pie responsabilidades al gobierno.  Diríamos: Nosotros somos responsables y exijimos que el gobierno actue de igual forma. Cuando vemos las cosas fuera o lejos de nosotros el siguiente pensamiento es que “alguien” que no es nosotros tiene que arregarlo. Cuando vemos las cosas manifestandose desde adentro de nosotros hacia fuera, entonces sabemos que “tenemos que meter mano”porque asumimos responsabilidad y respuesta sobre los eventos. Que estamos temblando individual y colectivamente los que vivimos en esta tierra ya por años, todos lo sabemos. Que tenemos muchos temas internos y colectivos que requieren de nuestra atención hasta los que lo niegan lo saben. Que la mayoría no estamos viviendo una vida conciente y plena “se cae de la mata” hace mucho. Que necesitamos despertar para hacernos lúcidos en la administración de nuestras vidas y de gobierno, esto todos lo sabemos. 

Desarrollar conciencia personal/ colectiva no es algo que hacemos de un dia para otro. Desarrollar conciencia es madurar como personas pues ambos términos son hermanos. Nadie tiene una conciencia de vida si no es maduro y esto nada tiene que ver con la edad. He visto muchos niños coregir a sus padres en comportamientos inmaduros sin conciencia. Cuando hacemos la tarea de levantar y desarrollar conciencia dentro de nosotros estaremos a nuestra vez desrrollando conciencia hacia el exterior y se cumple el principio Hermético, “Como es arriba, es abajo. Como es adentro, es afuera”. Entonces seremos principios activos de nuestra vida personal y por ende de la colectiva. 

El Dr. Molinelli utilizo el término Conciencia Sísmica para explicar la conciencia que nos toca desarrollar sobre el cómo actuar cuando hay un sismo. Aprovechando su sabiduría yo añadiría. Tenemos con urgencia que desarrollar conciencia/ presencia de estar en este mundo, en este archipielago de islas que nos permita vernos como agentes despiertos por dentro y por fuera. Yo les invito a poner pies en polvorosa para conseguirlo porque es urgente. Molinelli se ha encargado de los temblores externos toda su vida profesional. Yo me encargo de los temblores internos  en la mia. Cuando dedicamos toda nuestra vida a una tarea por fuerza nos hacemos maestros. Cuenta conmigo. Yo estoy aquí
.
(787) 399-3114

domingo, 15 de diciembre de 2019

Celebrando las 100,000 entradas.



El año 2011 comencé ésta aventura. El propósito era y es traducir mi experiencia profesional y personal en artículos que pudieran interesar a las personas que los leyeran. Mucho ha llovido desde esa fecha, innumerables experiencias mias y de todos ustedes. He madurado en este proyecto y he perdido las inhibiciones y el miedo del comienzo de no estar a la altura. Existen miles de blogs pero yo solo puedo dar lo que tengo y en eso nadie me supera. Lo que tengo, lo que he vivido, lo que he digerido es único. Como único es lo que cada uno de los lectores posee. Al principio pense que lo que escribía sería leído por personas locales. Esto provó ser un pensamiento de mi desconocimiento del momento del poder y el alcance del internet. Resulta que a través de los años son muchas más las personas de países muy lejanos las que me siguen. Por eso estoy agradecida e impactada. Pero sobre todo confirma una vez más que los humanos somos humanos en cualquier lugar y nos alegramos o nos dolemos de las mismas cosas solo que usamos un idioma distinto para expresarlo y el internet traduce las palabras que escribo en español a otros idiomas. Lo que no puede traducir el internet porque no necesita traducción es la emoción y el amor con la que las escribo. Gracias a todos y a todas por leerme. 

(787) 3993114
*** Gracias a Google por tener esta herramienta tan espectacular. Gracias. 

domingo, 20 de octubre de 2019

La ética aplicada a las interrelaciones.

Libra. Medio mixto sobre cartón reciclado.
18"x 7''. 2019. De la colección de Denise Rivera.


Las cosas más importantes de la vida son aquellas que no podemos evitar. Al decir esto la mayoría de ustedes pensará en la muerte, algunos en la enfermedad. Casi nadie piensa en la interrelación con el otro sin embargo, relacionarnos con el prójimo es ineludible. Podemos evitar algunas personas, o quizas obviar otros pero no relacionarnos es inevitable desde cualquier punto de vista. Podemos decidir el nivel o la calidad de esa relación o ponerle una que otra etiqueta pero no relacionarnos no es posible, para bien o para mal si estamos en este mundo nos tendremos que relacionar.

La relación con el otro, ese es mi tema al que he dedicado todo lo que llevo de vida y dedicaré lo que reste. Conozco por abultada experiencia que por el imperativo de la o las relaciones con el otro o la otra, por esa puerta es por donde nos llegan las mayores alegrias o los mayores desgaños. De eso todos sabemos. Todos sin falta pertenecemos al club de los heridos, angustiados y a veces hasta felices de la relaciones. Relacionarnos puede llenar nuestra vida o vaciarla como nada puede hacerlo. En mi consulta atiendo adultos y parejas todos sin excepción tienen o han tenido problemas de interrelación, ellos y yo.  Muchos me han preguntado ¿por qué se me hace tan dificil relacionarme? La contestación no es fácil y requiere de un recorrido dificil de lograr en unos párrafos pero haré mi mejor esfuerzo.

Lo primero es que la mayoría tenemos problemas en la relación con nosotros mismos. Nadie puede dar lo que no tiene y muchas son las veces que le pedimos al otro que llene los vacios que no hemos podido llenar nosotros mismos. Bajo este punto de vista la relación es muy conflictiva porque la responsabilidad de nuestro ser queremos que la cargue el otro. Asumir responsabilidad sobre lo que nos corresponde es un acto ético y es el principio de una mejor interrelación. Es decir, para establecer relaciones más fructíferas es necesario hacernos responsables de lo propio, tarea esta indispensable para la vida en general.

El modelo de relación más usado y ciertamente el más practicado en Puerto Rico es el del poder y la manipulación. Este modelo es ampliamente usado y es nefasto porque es jerárquico por definición. En el, siempre hay una persona que tiene el poder, puede ser ecnómico, intelectual, poder social o de fuerza . Es decir, hay alguien arriba y otro abajo. El que está arriba ejerce su poder de múltiples maneras y el de abajo ejerce ampliamente la manipulación para que le den lo que “ cree merecer”por su entrega al poder. Esta situación crea relaciones de desconfianza donde niguno cree en el otro o en lo que hacen juntos. Este es un tema de la ética, la confianza. El modelo es común en las relaciones uno a uno, en las familiares, en los grupos y en la política donde se vende como lo mejor y donde genera más desconfianza.

Siendo este modelo uno de jerarquias, se presenta la privación de la autonomía del otro u otra como pre-requisito para que exista una interrelación. La autonomía es fundamental para la ética personal y cuando el modelo exige sumición total esto equivale a una especie de esclavitud sin “rechistar” de los deseos o directrices del otro. La capacidad de ser autónomo se refiere a que la persona tenga la libertad de hacer sus propias elecciones, tomar desiciones y responsabilizarse por ellas. La autonomía sería entonces indispensable para tener relaciones libres. 

En el modelo de poder y manipulación existe siempre una falta de respeto mutuo y se instala el miedo como manera de control, “si no haces lo que yo digo... “. Esto es muy importante de señalar porque son interrelaciones basadas en el temor y la mentira “donde no pago hasta que no me cojan haciendo x cosa, si me pillan”. Es decir el comportamiento está gobernado por el juego al escondite con el otro a ver a quién descubren primero. Está claro que la ética o el valor ético fundamental en estas relaciones de ‘’no hagas al otro lo que no te gustaría que te hicieran” no existe.Tampoco esta presente el valor de la autoestima porque no pueden darse los elementos que son necesarios. Decía Aristoteles nuestro maestro filósofo griego que “solo el virtuoso puede tener autoestima”yo añadiría que para ser virtuoso hay que conocerse y elegir en libertad, entonces te valoras. 

Esto es muy curioso porque nos hemos confundido y adjudicamos autoestima al “bocón”, o al que tiene presencia de “gallito de barrio”, al que se atreve a decir cualquier cosa. Hemos pensado que tiene poder y una gran autoestima el corrupto que se adueña de los bienes del pueblo. O al corrupto que tenemos en la relación con la que compartimos vida y cama. En el modelo de poder y control que practicamos en muchas sociedades todo el que “eche pa’ lante sin respeto a nada” ha terminado siendo un modelo del que se atreve y merece celebración. La tergiversación por supuesto es nuestra, hasta este nivel llega la confusión. 

La ética está en todas partes es inevitable no darse con ella y si es de frente mucho mejor. Vivimos en un mundo donde el valor fundamental de la sociedad no es el ser humano, no son los seres vivos, no es la vida. Como podran ver asi nos va, tan mal, que hemos hecho crisis y estamos arrastrandola en todos los ordenes de la vida. Sobre todo en la manera en la que nos relacionamos los unos con los otros, desde la amistad, hasta la relación amorosa, pasando por cualquier otro contacto humano imposible de obviar. 

Llegó el momento de examinar si nos vale la pena continuar destruyendo o nos comprometemos a construir. La construción es hacia dentro trabajar hacia fuera nos ha traido hasta aquí. Esto por supuesto se dice rápido pero el camino es largo. Sin embargo, ésta es la única carretera que nos conduce todas las demás son destructivas. Los bloques  de la reconstrucción a mi entender son los de siempre los que hemos obviado por tantos años de confusión. Realmente no hay fórmulas mágicas, no viene en píldoras, no lo tiene nadie agarrada en el puño. Los bloques vienen de todas la civilizaciones antiguas, nosotros hemos evolucionado en muchas cosas pero hemos mirado demaciado a lo externo y ahora el problema es interno. 

 Primero respeto a todo lo que vive. Comportate como quieres que se comporten contigo. Confia en que podemos porque tu vas a estar en acción, tú vas a participar. Vamos a practicar la compasión. La compasión es sentir con el otro pero para eso, tenemos primero que sentirnos a nosotros. Si no te sientes a ti mismo la compasión adquiere un cariz de “penita” por el otro y a lo que tenemos pena, no lo respetamos.Comprometete con la verdad que siempre es lo más sencillo. Coopera a diario y como estilo de vida para lograr un lugar de interrelación más humano. Detengamos la critica, la dejadez, el dejar pasar, el mirar para otro lado. Manten la atención, no te duermas, piensa en el otro que eres tu mismo porque en este bote estamos todos. Esto es actuar y vivir éticamente y aunque nadie te vea, tú te  estas viendo. 

thaliacuadrado@gmail.com
797 3993114

domingo, 6 de octubre de 2019

Plutón el planeta del inconsciente está directo.

De la serie: Desde el cielo..
"Liberando energías".
Medio mixto sobre tela.
30'x30'. Sept. 2019.

Son tiempos de contactos con el inconsciente. Con ese cúmulo de experiencias, sensaciones, imágenes, talentos ocultos. Cosas que sabes y no te has dado cuenta que sabes. El lugar de muchas verdades y grandes mentiras. Ahora se abren las puertas de ese cuarto de la casa donde no solemos curiosear porque nos han dicho que hay cosas oscuras y feas. Solo que al que lo dice se le pasó decir que también hay bellezas y tesoros escondidos. 

En general son tiempos de descubrimientos. Probablemente todas esas cosas que no nos han hecho sentido por mucho tiempo se nos muestren claras y podamos verlas. Son los tiempos donde se caen los velos y conocemos la verdad que por dura que sea es mejor que la mentira. Este es el momento de ver lo que sucede de frente y no por debajo de la mesa. La naturaleza en su infinita misericordia nos brinda la oportunidad de ver claro, que por duro que sea es mejor que estar ciego.

Todo esto es a nivel general aquí y en la China. Pero les quiero decir algo muy importante. Cuando las puertas del inconsciente se abren entra la luz a la habitación donde hemos exilado todo lo que en algun momento nos hizo daño. Ahora es tiempo de mirarlo con una nueva mirada y hacer alquimia de lo doloroso o feo de otro instante. Son tiempos de redescubrir talentos ocultos que no pudiste desarrollar en otra época  y ahora puedes. Todos tenemos depósitos de oro en nuestro inconsciente llegó el momento de identificarlos, desenporvarlos y sacarlos al sol. 

Pero tenemos que recordar que el material del inconsciente se replegó porque dolía, eran heridas, imágenes dolorosas, también porque quizás no era el momento o porque no estabamos preparados para verlo. Por todo eso no te juzgues, no te latigues porque no lo vistes, no te condenes porque “si yo lo hubiera sabido”, no es tiempo de culpa. Es tiempo de ser responsables y desarollar paciencia, tolerancia, compasión con nosotros mismos y darnos un “break” cuando veamos algo que no nos gusta. El inconsciente abre sus puertas y el consciente lo recibe con mucho amor personal. 

(787) 3993114

domingo, 22 de septiembre de 2019

Vivir en Incertidumbre.

Iridiología. Medio Mixto sobre tela.
8"1/2 x 8"1/2. 19/ Sept.2019.


Hablar de incertidumbre es comunicar en voz alta una  palabra mayor. De esas que al decirlas nos pone incómodos de solo pronunciarlas. Porque la incertidumbre no es solo una palabra, la incertidumbre es el proceso humano más difícil de tragar y en que  invertimos gran parte de nuestra energía de vida tratando de evitarlo.  

No existe ámbito de la vida donde la incertidumbre sea bienvenida. En la economía, en la política, en los eventos atmosféricos, en todos  lados la incertidumbre es un mal que queremos erradicar lo antes posible. Es como cuando anuncian huracan es mejor saber que va a venir que pasar días en el nerviosismo de no saber. La incertidumbre es igual a ese "sin vivir" esperando algo, deseando algo o resando para que no llegue. 

En mi experiencia hay lugares de la vida donde la incertidumbre nos hace muy infelices. Allí donde menos soportamos ese estado de inquietud  donde nos desespera nos inquieta hasta extremos insospechados. Ese lugar de la experiencia humana es el amor. La incertidumbre en el amor nos polariza la experiencia y nos impide movernos de canal, no podemos pensar o hablar de otra cosa. Todos conocemos o hemos vivido la experiencia de la incertidumbre en el amor. Ella parece ser la causante de nuestra búsqueda incesante de seguridad esa certeza que nos quite la desconfianza en la relación amorosa.

Por otro lado el mundo humano en cualquier parte del globo es incierto. Lo único que es cierto no depende de nuestras manos el día y la noche se suceden sin intervensión humana por ejemplo. Todo lo demás que se relacione con eventos humanos es de una enorme inseguridad. Pienso que es por esa inquietud constante que pretendemos tener certeza en el lugar más vulnerable que es sin duda el amor. Muchos sabemos que si estamos bien de amor “ todo lo demás se trabaja’. 

He visto personas de un poder material inmenso derrotarse por no poder tener la certidumbre del amor buscado o la desconfianza del que tienen. También he visto personas que buscan de manera frenética la certidumbre que les alivie el nerviosismo, la inquietud, la desconfianza cambiando de pareja con frecuencia buscando en el otro aquello que sienten que les falta. 

Parece ser que la incertidumbre es un proceso humano dado. Es decir, si estamos vivos sentiremos incertidumbre con mucha regularidad. Lo difícil es que no queremos sentirla y muchos de nuestros comportamientos estan diseñados para evitarla y hacernos creer que no la tenemos o para ponerle una gruesa cortina y no verla. 

Podemos notar la incertidumbre en la búsqueda de la pareja ideal, perfecta, echa a la medida donde invertimos gran parte de la vida. Solo hay que entrar en las redes y echar un vistazo. La mayoría de lo que se escribe, las fotos, los eventos tienen como propósito hacernos atractivos para ese o esa que nos saque de la incertidumbre personal y nos convierta en seres escogidos y visibles. De esta forma nos sentimos vivos, seguros, estables y como me decía una persona hace poco: “ se me quita todo’’ “ no me duele nada” “me siento segura de lo que voy a hacer en el fin de semana”. Y esto no es una tontería, es una realidad porque es entrar en la certidumbre. 

La búsqueda de pareja amorosa o el amor de manera general puede ser una manera de luchar contra la incertidumbre del mundo humano y esas son palabras mayores. Por suerte o por desgracia aún no somos totalmente autosuficientes, todos de una manera u otra  dependemos del otro o la otra para que nos sirva de espejo y nos haga sentir seguros ante un mundo cada día más incierto. 

(787) 3993114

jueves, 19 de septiembre de 2019

Vamos a discernir.

De la serie Yin- Yan. "Separar y juntar".
Acrílico sobre tela. 16"x 16". 2019.
Hoy es mi cumpleaños me siento con ganas de regalar y aquí les entrego mi regalo. Es para todos y lo pueden regalar a quien deseen.

Discernir es un vocablo complejo amplio cuyo acto “nos pone a pensar”, a analizar no solo con la mente también con las partes más sutiles de nuestro ser. A mi me parece una palabra hermosa que al actuar sobre su significado amplia nuestros horizontes internos y externos. 

Y como yo les deseo lo mejor les regalo que actuen con  discernimiento en todas las áreas de sus vidas. El discernimiento implica pausar ante los eventos para evaluarlos sin apasionamiento. Es diferenciar acontecimientos, comportamientos, hechos y eso nos permite cocinar a fuego lento una respuesta más sabia. El discernimiento nos ayuda a tomar desiciones más inteligentes ante problemas grandes. Nos ayuda a ampliar horizontes dentro y fuera, si discernimos nos hacemos más grandes, poderosos.

El discernir nos hace recuperar el poder personal. Ya no somos una veleta que el viento de los sucesos mueve a su gusto. Somos personas con el poder de decidir lo que nos fortalece o debilita y tomar desiciones.  El poder personal no puede comprarse es algo que hay que identificar y desarrollar. Si pudiera comprarse en un curso de fin de semana sería un trabajo del ego y los trabajos del ego son inmediatos y muy volubles. 

Discernir es un trabajo interno tuyo y requiere que conectes concientemente contigo. En este caso conectas con el amor que hay en tí,  solo que no es amor hacia fuera es hacia dentro dirijido a ti el amor al sí mismo. El amor con discernimiento nos protege de maltratos, violencias, humillaciones si nos amamos nada de eso es posible porque discernimos y actuamos en protección personal. 
Aprender a discernir, a evaluar, a separar el grano de la paja no se compra ni se vende y no viene en libros necesita de identificación, práctica y dedicación pero una vez entendido te acompaña todos los días de tu vida. Es un regalo al que podemos aspirar. 

A discernir voy a dedicar mi día de cumple. Discernir de mi proceso humano, también de mi proceso como mujer puertorriqueña y como entiendo que hay mucha paja me tomara todo el día y probablemente el resto del año. Te recomiendo que lo hagas es parte del vivir conciente, porque hay demaciados zombies en el patio y no queremos ser uno más. No lo trates hazlo, por ti ,por mi, por el colectivo, por el país, por el mundo que tanto lo necesita. 

La autora es thaliacuadrado@gmail.com 
(787) 399-3114



viernes, 23 de agosto de 2019

La Tierra, nuestro hogar, está en llamas.

La Pregunta. 7''x5''.
Medio Mixto sobre cartón reciclado.
23/ Agosto/2019.


Nosotros. Cada uno de los humanos que estamos en ella, nuestra especie. Les aseguro que no fue un animal de cuatro patas, ni un reptil, ni mineral, fue un humano. Aquí no se escapan los “racionales.” Ya sea por acción o por omisión todos somos responsables. Desde los que toman decisiones que afectan al colectivo humano/ animal  con la gran inconciencia de querer normalizar el daño al planeta. Hasta los que han decidido no reciclar porque eso da mucho trabajo o desatienden a los habitantes silentes del planeta porque a mi no me gustan los animales de cuatro patas o los árboles sueltan hojas.  

Estamos viviendo en el tiempo de la verdad ya ni la tierra ni nosotros soportamos más mentiras que hieren y menosprecian la vida. Es el momento de la verdad, la que hace que se caigan los velos de la irresponsabilidad de nuestras acciones dañinas para el hogar de todos. Cada uno y una es el mundo, esa es la gran realización que tenemos que hacer de manera urgente y ha comenzado el tiempo de instalar esa realidad a la vida, al lenguaje y a la acción diaria. Vivir despegados del hogar ya no es posible porque el hogar somos todos y está en llamas. 
  
Desde que el humano descubrió el fuego porque se apropio del fuego de los dioses a través de robarlo a Prometeo. Hemos adquirido un poder para el que aún hoy después de tantos siglos tal parece que no estamos preparados.

La tierra  -nuestro planeta - no es una posesión de nadie, es el hogar de todos y es el hogar hasta de los que niegan el daño que le hacemos a diario y cuyas decisiones lo destruyen. Es el hogar de los que no tomamos “grandes”  decisiones y al tomar las pequeñas creemos que eso no afecta a nadie y es el hogar de miles de especies silentes a las que tenemos la obligación de cuidar. 

  Nos fue concedido un hogar, la tierra, con todo lo necesario para la vida y lo que se nos ocurre es abusarla, destruirla, prenderle fuego. Y lo peor de todo negamos y permitimos a los gobiernos que jueguen con la vida del planeta. Pero llegó el momento ya no vale el  absurdo intento de no tomar acción grupal e individual y tratar de zapatearnos las acciones o echarle la culpa al vecino.

De esta no nos podemos escapar el pulmón de América está en llamas, los hielos se derriten en otras parte del hogar y la destrucción es tan evidente que nadie en su sano juicio puede negarlo. Esta es la mayor confirmación de que el proyecto humano según lo concebimos y conocemos ha fracasado y necesita con urgencia de la intervención de todos para modificar, cambiar estilos de vida dañinos al planeta y por consiguiente a todos. 

La tierra está gritando. ¿La vamos a escuchar?. ¿Vamos a responder o nos quemamos todos?. Cada acción es importante observa tu hogar pequeño, tu casa y vacíalo de lo que puede hacer daño al planeta y llénalo de lo que puede construir el planeta. Si solo haces eso será una gran contribución. Implorar al cielo o a algún dios esta perfecto pero la tierra lo que necesita son seres humanos responsables que asuman su servicio al hogar de todos y no pedirle al dios que arregle lo que nosotros hemos dañado. Es muy sencillo o maduramos o destruimos el planeta y este llamado no es negativo, ni catastrófico es simplemente la realidad.  

La autora es Psicóloga Clínica en acción diaria de cuidado al medio ambiente en el planeta. Terapeuta acompañante de procesos de vida para el cambio personal y colectivo.  
(787) 399-3114
thaliacuadrado@gmail.com

sábado, 3 de agosto de 2019

¿Conformes?

Bandera de Puerto Rico en duelo.
Autor desconocido. Gracias.
Hoy amanecieron muchas personas conformes con un nuevo “gobernador” ansiosas de volver a su rutina que a estado intervenida por marchas y cacerolazos. La vida diaria por un rato tenía múltiples actividades y un tema común.  Muchos sentimos que por primera vez llegábamos como pueblo a un consenso y luchamos juntos por lograrlo. La alegría se palpó por varios días en la calle y los “buenos días” sabían a gloria. Hoy después del 
desastre gubernamental hay muchos que están conformes. Echamos a Ricky, ¿ qué más quieres?
Cuando se participa en un colectivo se llegan a acuerdos escritos o sentidos y hoy siento con mucho dolor que ese consenso está en peligro. La gente no acostumbra a sostener lo que se acuerda en conjunto. Además es nuestra primera experiencia de acuerdo colectivo y fue en la calle sin chat, espontaneo, glorioso.
Respetar los códigos o los valores que nos movieron y establecimos por muchos días está en peligro de ser un sueño- bonito- pero un sueño. 
Este es un tema colectivo y hay algunos que nos comprometimos desde cualquier lugar de trabajo con lo acordado. Lo acordado era sacar a Ricky que es un corrupto enfermo para aspirar a más   democracia, es decir a más participación. Por eso la marcha no tenía colores, ni partidos fue lo que somos, puertorriqueños que quieren vivir en democracia. Así lo celebró el mundo con nosotros, con un pueblo que exige tener participación democrática en todos los asuntos que le conciernen. 
Ese es el nivel y ese nivel aún está muy lejos. Si nos replegamos estaremos aceptando exactamente lo mismo que sucedió desde donde partimos. Hicimos un esfuerzo y trascendimos barreras antes inimaginables para alcanzar otro nivel no para quedarnos en el mismo con otro nombre. 
La democracia si crees en ella no se puede bajar para que se adapte a lo que crees que es menos malo. Porque -es lo que hay- sin que te moleste demasiado tu vida cotidiana. Eso sería como la mujer maltratada  que se separa exige sus derechos y al final vuelve a casa porque fuera estaba incómoda y el le ofrece una gran casa con dos o tres bofetadas de vez en cuando. 
Pretender decir que Pierluisi es mejor que Ricky es una quimera, la verdad es que son primos hermanos bien llevados. Aceptarlo porque es “mejorcito” no es coherente con lo que logramos. Eso sería nivelar hacia abajo y eso es lo mismo que hemos hecho desde que nacimos muchos de nosotros. 
Se entiende que hay muchas personas que no pueden moverse de su zona por múltiples razones, casi todas estas personas son  mayores que están adiestradas a aceptar lo que no quieren. Pero yo hoy me muero de vergüenza con el conformismo de ajustar los niveles hacia abajo. Los jóvenes que tuve la alegría de ver y sentir en las manifestaciones miran hacia un nivel más elevado y a tener un pueblo como el que fuimos capaces de enseñarle al mundo por esos días. Eso no puede olvidarse porque estaríamos negociando bofetadas y perderíamos el respeto ganado y el que nos tuvimos a nosotros mismos. Estas horas me parece que  son de análisis y reflexión profunda.

La autora es puertorriqueña.
thaliacuadradogmail.com
(787) 399-3114

sábado, 13 de julio de 2019

Explicar no es Justificar.

El árbol de la vida. Medio Mixto.
11' x 81/2''. 11/ Julio/2019.


Con frecuencia nos enredamos con estos dos términos. Explicar es aclarar, dilucidar, esclarecer algún tema para entenderlo mejor. Justificar por otro lado es probar, demostrar, acreditar algo. 

Realmente el equívoco proviene no de las palabras sino de lo que estemos explicando o justificando. Sobre todo si estamos usando los términos en un tema tan complejo como la conducta humana. Para  salir de dudas propongo el análisis del comportamiento de maltrato con un ejemplo familiar. ¿Cómo se construye, cómo se hace, cómo se articula este comportamiento desde el núcleo familiar?

Tengamos primero en cuenta que en este mundo no existen seres perfectos ni familias perfectas. Pero la familia donde se crían personas maltratantes son particulares en su permisividad.  Como cuando el hijo hace “bullying” en el colegio y los padres - en muchos casos la madre-  lo justifica por la edad, la juventud, porque los otros niños le tienen envidia o resienten que su hijo sea el niño más bello del colegio. Este niño va formando su carácter, es decir, lo que él hace como comportamiento habitual a base de “yo lo puedo todo” y “no tengo consecuencias”. 

El niño cuando crece ya tiene la certeza de que nadie le puede poner un pie al frente porque sus padres y en especial la madre justificaran sus salidas de tono, “sus errores de adolescente”, sus metidas de pata porque él es inmune a todo. Pasan los años y el niño se parece cada día más a su padre, a la imagen del carácter de su padre al que emula, un hombre creído, arrogante, y que se cree por encima de todo. Aquí ya tenemos el caldo de cultivo de un maltratante. 

Cada hombre que maltrata fue maltratado o tiene modelos de maltrato. Casi siempre lo ve, lo aprende en su núcleo lo practica porque tiene imágenes delante que le refuerzan y le aplauden esa conducta. Esto es más o menos  igual siempre pero existen unos elementos adicionales. Como por ejemplo no es lo mismo un “gallito” de barrio que se le ve la costura porque no tiene dónde caerse muerto, a un “gallito” de clase social adinerada. En este caso el dinero viene a ser un ingrediente nefasto, porque se compra y se vende todo además de taparse todo y  si además de dinero se tiene nombre y apellido la mesa está servida. 

Todo lo anterior es una explicación. Sencilla porque profesionalmente puede tener muchas otras ramificaciones. 

¿ Se justifica el maltratador?  No.  Por supuesto que No.  El maltrato a otro ser vivo no puede justificarse no importa quién sea, qué apellido tengas, qué puesto ocupes. El maltrato no se justifica ni de palabra ni de obra, no es aceptable bajo ningún concepto.

Existen millones de personas en el mundo, sobre todo hombres, que han sufrido maltrato en sus hogares  de familias altamente disfuncionales y no llegan a ser maltratantes.

¿Cómo es esto? 
Porque existen en el ser humano todos los elementos para salir de esa cadena. En cada uno de nosotros están los ingredientes para elevarnos de la pequeñez y no seguirnos embarrando en una conducta dañina. Existe la toma de conciencia y el libre albedrío en todos. Sin embargo,  todos esos elementos requieren que los reclamemos, que los busquemos y sobre todo que los sintamos, asumiendo las fallas y pidiendo ayuda para trascenderlas porque solos no podemos. 

Existe además otro ingrediente que tiene que ser parte de este análisis por sencillo que sea. Cuando esos padres apoyan cualquier comportamiento inadecuado en su hijo le van poco a poco brillando el ego infantil /adolescente que provoca que  ese niño luego de mayor cronológicamente tenga un ego inflado. Un ego inflado quiere decir que ese hombre piensa y siente que el es el Sol y los demás son planetas que giran a su alrededor. Que está por encima del bien y del mal, que puede hacer cualquier cosa y nunca toma en cuenta a nadie porque se ha salido con la suya anteriormente y nunca ha tenido que hacerse cargo de  las consecuencias de sus errores. 

Esto en sí mismo es una patología  muy seria que puede hacer mucho daño a otros.  Es la persona que justifica todo su comportamiento desde el sí mismo y banaliza cualquier cosa hecha con explicaciones carentes de reflexión, madurez o análisis profundo alguno. De estos seres está llena la historia más triste de la humanidad.  

thaliacuadrado@gmail.com
(787) 399-3114    




domingo, 7 de julio de 2019

Mercurio retrógrado.

Todos nosotros.


El entorno con sus luces y sus sombras es muy entretenido. Cada día se presenta como un escenario del teatro de la vida poblado de actores locales o internacionales que capturan nuestra atención. La mayoría del tiempo el teatro humano nos conquista con sus grandes o pequeños temas. 

A los humanos se nos hace difícil mirar para dentro básicamente porque afuera hay tanto que ver que mirar hacia dentro se hace extraño. Sin embargo, existen procesos humanos que solo podemos entender, vivir o  desarrollar si miramos en nuestro interior. 

Es curioso como vamos desarrollando actividades variadas para obligarnos a mirar para el lugar más cercano, nuestro ser interno. Por eso se vuelven cada día más populares las disciplinas como la  meditación en esta parte del mundo. Así como el Yoga, el “mindfullness”, o el simple ejercicio del silencio para escucharte a ti mismo. 

En la naturaleza en la vida, nada se desperdicia todo tiene su propósito, su uso y su porque. Siguiendo este pensamiento podremos entender el por qué el planeta Mercurio retrograda varias veces al año y el para qué nos afecta a todos. 

Mercurio es el dios de la mitología Griega Hermes, en la Romana adquiere el nombre del dios Mercurio y en ambas es el dios alado mensajero de los dioses. El que lleva mensajes de los dioses a la humanidad. Mercurio además es el planeta más cerca del Sol, es decir, el que se pasea al lado de la luz. Mercurio representa la mente la percepción, la razón y la comunicación. Además de la escritura, la enseñanza, el aprendizaje. Representa a los atletas a los que se mueven y solo retrógrada para enseñarnos la lección de detenernos  a observar.   

Cuando Mercurio está retrógrado se afectan las comunicaciones en general. Situación que nos obliga a ser mas cuidadosos con lo que decimos. A mirarnos por dentro para examinar nuestra verdaderas intenciones, a reflexionar sobre lo que queremos decir para poder decirlo cuando se ponga directo. Mientras retrograda nos obliga a detenernos, a pensar antes de hacer, a posponer antes de actuar. 

Toda persona que tenga un proyecto, una actividad o una decisión importante conoce, sabe que si de verdad quiere que salga bien debe observar dónde está Mercurio porque los atrasos, problemas, situaciones lloverán si quiere imponer su voluntad. 

En el sistema al cual Mercurio rige, la educación, no nos enseñan a observarnos, a detenernos, a mirarnos y solo unos pocos se adiestran por voluntad propia a mirar para dentro. La naturaleza de la vida nos regala a  todos el regalo de Mercurio retrógrado  que nos enseña el camino. Vamos a aprovecharlo, total son unos días. 

(787) 399 – 3114. 
Además puedes buscarme en las redes por mi nombre. 

lunes, 10 de junio de 2019

Reflexiones frente a la obra "Hasta que la muerte nos separe".

"Hasta que la muerte nos separe"
Obra de la artísta Anaída Hernández.
!994. Primera exhibición en el Capitolio de Puerto Rico.


Consternada frente a la obra, sobrecogida por su inmensidad y sobre todo por su temática, no tenía que hacer esfuerzo alguno para llorar. Mientras me brotaban las lágrimas me habitaban muchas preguntas y sobre todo me preguntaba qué habría sido de los padres, madres, de los hijos de estas mujeres y hasta del asesino. ¿Dónde estará, habrá continuado su vida al lado de otra mujer, habrá cometido otro crimen? ¿Cómo una mujer se puede unir a un hombre sabiendo que mato a su amante, esposa, novia?

¿Cómo hemos podido nosotros continuar “construyendo una vida” después de actos tan terribles y sobre todo cómo después de tantos años estamos en un sitio tan parecido, en un mundo donde hombres matan a mujeres y muchos quedan impunes? ¿ Cómo es posible que podamos llamarnos civilizados?

 Entre lágrimas y reflexiones y ante la belleza de la obra de arte una Sra. se acerco y me preguntó:
“Y… ¿ Qué es esto?  Se llama  “Hasta que la muerte nos separe”. Le explico que es una obra de arte que creó la artista Anaída Hernández con el tema de la violencia de género de 1990 al 1993 con los nombres escritos de las asesinadas con fecha de nacimiento y fecha de muerte. Era la primera vez que se hacían públicas estas estadísticas( siendo la investigadora la periodista Carmen Enid Acevedo)  y se catalogan estos crímenes. Antes eran solo crímenes pasionales y los hombres que los cometían iban uno o dos años a la cárcel, si es que iban. Si hacemos la cuenta nos percatamos de que muchas eran muy jovencitas, quizás este era su primer amor. Cada cajita es un nicho/ pintura alegórico a los temas de este tipo de violencia y dedicado a una mujer asesinada. En 1989 se firmó en Puerto Rico la ley #54, entrando en vigencia en el 1990, para catalogar estos asesinatos como crímenes de violencia doméstica.

La Sra. cuyo nombre no puedo publicar, continuó haciéndome preguntas hasta el final de nuestra corta conversación. Durante la cual me dijo que la obra era muy grande y muy bonita. Cuando ya se marchaba me dijo. Y usted dice ¿que  esto pasó en los “90”?  y yo le conteste…”Lo malo es … que está pasando”

Sí está pasando. No transcurre un día en lo local o en alguna parte del  mundo que no tengamos noticia de una o varias mujeres asesinadas por sus parejas. Esta situación no puede justificarse desde ningún punto de vista. Muchas cosas se han hecho por colectivos de mujeres, por hombres que toman consciencia e iniciativas de gobiernos, algunas muy tibias. Muchos seguimos entendiendo que nuestra salida, lo único posible es  la educación de igualdad de género, de hombres y mujeres de cualquier edad o condición. 

Esta obra y su exposición en el Museo de Arte de Puerto Rico como exhibición permanente debería ser visitada por cada persona, cada familia, cada pareja, cada padre y madre con hijos.  Para educarnos de dónde venimos, dónde estamos y reflexionar hacia donde queremos ir como sociedad. La violencia contra la mujer no puede continuar siendo un mal endémico e insoluble y nuestra alternativa es la educación. La educación que podemos ejercer en nuestro diario vivir, en nuestros comportamientos, en nuestras profesiones o en cualquier lugar donde nos encontremos, sobre todo si tenemos niños y niñas a cargo. De esta manera lograremos ser parte de la solución a un problema que define día a día cómo somos y cómo queremos ser.

Muchas veces los humanos rechazamos  ver algo que nos toca las emociones pero no es bonito.  Esta es parte de la función del artista porque  nos muestra  de manera visual aquello que rechazamos y  nos trae luz a la oscuridad de las sombras que no queremos ver. 


La autora es una mujer.
(787) 399-3114
thaliacuadrado@gmail.com

domingo, 2 de junio de 2019

Sembrar y cosechar.

Sembrando Cacao. Finca La Guindilla.
 Comerio, Puerto Rico.
Con Amanda Préstamo agricultora dueña de la finca.
Mayo 2019.


Sembrar y cosechar parece un acto sencillo. Sin embargo, en un mundo donde todo se cuantifica resulta que muchos siembran, otros cosechan y otros pocos siembran y cosechan. El/ La que siembra sabe que está sembrando es imposible no saberlo. Se sabe porque sembrar deja huellas, algunas visibles pero las que más marcan son invisibles y solo pueden verlas los que se toman un rato para mirar en los ojos del que siembra. 

Sembrar y cosechar es una actividad de mucha reflexión porque quizás sabemos dónde estamos sembrando pero pocas veces conocemos el dónde vamos a cosechar. Muchas son las veces que la siembra florece en lugares donde jamás imaginamos y cosechamos en un tiempo extendido donde ya pensábamos que el fruto sembrado habría perecido. Sin embrago, esa es la mejor cosecha porque se recoge cuando creíamos que la siembra estaba perdida y nos sorprende la vida con frutos en otros momentos, en otros lugares o en otros corazones.

Sembrar y cosechar se parece mucho a la actividad terapéutica donde es común encontrar que la siembra dio unos frutos extraordinarios años después. Debe ser porque sembrar es también un acto de dar y no mirar demasiado donde caen las semillas, en la convicción de que germinaran y darán frutos aún cuando no los veas. Probablemente de esa manera se abren y cierran círculos en la vida humana y en el universo.

 De otra manera sembrar podría ser un acto egocéntrico de saber dónde siembras, para qué siembras y saber exactamente que quieres  cosechar. Esto seria querer establecer controles sobre un acto que más que concreto es metafórico, bien se trate de personas o de frutos que pueden ser visibles, usables o comestibles. 

Y todo esto para decirles que soy una sembradora y que conozco muchas y muchos agricultores de frutos, de ideas, de amor y todos cosechamos en abundancia. 

La autora siembra y cosecha autoconocimiento. 
(787) 399-3114

sábado, 30 de marzo de 2019

El duelo.

Dionisio en su meditación nocturna.


A los gatos le gustan las alturas. Les gusta ver el escenario desde arriba para verlo en perspectiva. También le gustan las cajas para jugar al escondite y desde ellas vernos sin ser vistos. La caja puede ser grande o pequeña lo importante es acomodarse en ella lo mejor posible aunque el rabo se quede fuera. Les encanta  escalar paredes, puertas, árboles, verjas. Desde esa altura escuchan y observan como antropólogos culturales a los humanos que les servimos de sujetos de estudio.
  
A los gatos le gustan las alturas para escudriñar en el alma humana e identificar a  los humanos que se le parecen. Esas almas gemelas de dos patas que se les asemejan y puedan  jugar con ellos en comunión, donde no existe diferencia en la cantidad de  patas que usas para  caminar por el mundo. 

A los gatos le gustan las alturas y en una de esas Dionisio jugando se fracturó la mandíbula. Y acudieron en su ayuda unos humanos que entendían sus deseos de libertad. Yo, su acompañante de 19 años durante los cuales aprendimos el uno del otro todo aquello que pudimos enseñarnos. En ese doctorado emocional /espiritual no hubo asignatura a la que no asistiéramos juntos. Por años exploramos las alturas de todo tipo siendo compañeros inseparables de aventuras.

A Dionisio le encantaban las alturas y cuando llegaba el final de sus andadas se encontró de frente con otro humano que lo asistió de la manera más sensible y entregada. Como debe ser para un dios griego como él que según la historia nació dos veces, que fecunda la vegetación y la vendimia. Así cuando la vida física de este dios llego a su fin este humano de nombre Dr. Roberto Morales, su veterinario, estaba presente en su campo fecundo y lo ayudó a dar su transición y consoló a su compañera de jornada.

El duelo es fuerte porque el desapego es la asignatura pendiente de los humanos. Para hacer un desapego que construya la vida y la evolucione antes tiene que existir un gran amor. Solo el amor se entrega en desapego.  Pero todo este proceso  es más dulce cuando encontramos en el camino humanos que nos enseñan tanto a los gatos como a los humanos que siempre hay quién llore contigo tus perdidas. Y nos hacen realizar la enorme fortuna de tenerlos.

Dionisio fue y es feliz y desea junto conmigo dar las Gracias a:
El Dr. Roberto Morales su Veterinario de la Clínica Villa Mar en la marginal de la Baldorioty de Castro en Isla Verde.
A su ayudante Jessica por sus amorosas atenciones en un proceso que duro 10 semanas.  
A su tía Anaída Hernández por rescatarlo de las calles de New York y haberlo puesto en mi compañía y presenciar tantos años. 
A Magdalena Sagardía por asistir en ese encuentro.
A Denise Rivera por su apoyo constante aún cuando ella también está en duelo por Baco. 
A Teresita Pagán por esos tratamientos de Reiki tan amorosos. 
Y a todos los que de una u otra manera lo conocieron.  Gracias. 

El carácter y el destino.

“Porque es importante que los despiertos permanezcan despiertos, no vaya a ser que un verso interrumpido les devuelva al sueño; las se...