martes, 31 de enero de 2017

Mandalas de Procesos. El Tiempo. Acrílico sobre tela. 51" x 45". 2015
El tiempo, que no pasa o pasa tan rápido. Al que queremos capturar cuando la experiencia nos es, dulce. Al que queremos adelantar, cuando nos amarga el momento.

Doce son las horas, de día o de noche, que marcan los procesos  de la vida. Procesos humanos del pensamiento, las emociones, amores o soledades. Los retos de las posesiones, los apegos o desapegos,  todo se produce y se mide, en el tiempo. Y sobre todo el tiempo que nos enfrenta a la aventura de los ineludibles cambios, que muchas veces posponemos.  Todo ello, ocurre, en el tiempo.

El tiempo que nos ha marcado éste comienzo de año, tanto el occidental como el año nuevo Chino del Gallo de fuego. Este tiempo que hemos inventado y que se convierte en nuestro verdugo cuando estamos esperando algo que no sucede o deseamos detener cuando esperamos ese algo que no queremos que ocurra. El tiempo que nos enseña que fluir es el único camino para que no nos gane la batalla.

El tiempo de ayer que nos produce tristeza, el de mañana que nos provoca ansiedad y el de hoy, el de ahora que siendo el único es el que tenemos en verdad. Así termina este tiempo de 31 días espero que les halla sido placenteramente aleccionador.


La autora es Psicóloga Clínica en práctica privada y pintora de los procesos que vivimos todos.

(787) 399-3114 thaliacuadrado@gmail.com

domingo, 29 de enero de 2017

De la serie Mandalas del Amor. La Búsqueda.


No son lo mismo ni se escriben igual, sin embargo ambos términos interactúan en la cultura como sinónimos intercambiables o como siameses unidos por nacimiento. En nuestra cultura el compromiso ha sido usado como sinónimo de obligación esto podemos notarlo en lo que hacemos como individuos pero donde es más evidente es en  parejas y familias.  En la relación pareja el compromiso es de vital importancia pero donde comienza el compromiso es en el individuo propiamente. Esta mirada psicológica de las personas como entes generadores de sus comportamientos es relativamente nueva. Antes te comprometías o te obligaban a comprometerte porque una autoridad externa te lo ordenaba. Hoy en pleno siglo 21 todavía estamos con un pie fuera y otro adentro de lo que significa comprometernos. ¿O lo hago porque quiero o porque me siento obligado? Muchas veces se hace difícil la distinción porque si el grupo familiar aprueba algo, la persona se siente obligada y asume el compromiso como propio, de esto todos hemos tenido experiencias variadas.

El quehacer  cultura por otro lado,  construye comportamientos los fija por medio  de la costumbre y los sostiene a través de la supervisión diaria de los defensores culturales que somos todos. La cultura comunica las formas o maneras de un grupo particular pero no es un oráculo inamovible, es un quehacer diario que debe irse  ajustando a las expresiones del grupo y a sus contextos históricos. Es decir, la cultura se revisa en muchos de sus aspectos para hacerla viva y que siga sirviendo al pueblo que la genera al momento presente. Sin embargo, dichos cambios se producen con extrema lentitud y muchas veces podemos observar que decimos algo y hacemos lo contrario culturalmente hablando.

Ricardo es un hombre profesional de 50 años que está en un matrimonio abalado por todos aplaudido por todo su entorno y en el cual el siente que ni el ni su esposa tuvieron mucho que decir, más allá de aceptar casarse porque se gustaban,  se querían y eso era lo propio a su edad 24 años.  Esto es muy común y ha sucedido miles de veces y volverá a suceder otras tantas. Una vez en la relación como ya se había adquirido un ‘’compromiso” es decir una “obligación” tanto Ricardo  como Aurea continuaron la vida.
En las insatisfacciones propias del no saber, no conocer y no poder quejarse porque el matrimonio no es perfecto, “todos tienen sus cosas”, y ni pensar en romper su vínculo “sagrado” ambos comienzan a buscar otras avenidas de escape según lo que se les permite a los sexos en la cultura del “compromiso”. El escogió trabajar mucho, llegar tarde o no llegar y tener una que otra aventura. Ella por su parte escoge convertirse en una esposa “quejosa”, insatisfecha de su vida que no se parecía en nada a lo que había imaginado y cada día añade más alcohol y medicamentos para trabajar con sus ansiedades,  depresiones o insatisfacciones. Ambos están en una trampa cultural donde si se atreven a comentar algo, otros y otras les dirán “que así son la cosas”

Esté pedazo de historia puede tener muchos matices, pero se repite con múltiples variables demasiadas veces. Algunos pensaran que es una exageración y para ellos la pregunta es: ¿ Cuántas personas casadas conoces que están comprometidos no obligados en la relación?   Quizás tenemos que revisar si todavía se ve el matrimonio como la aspiración máxima de las personas y por ello  repetimos lo mismo en espera de que aunque le sale mal a un porciento muy alto a nosotros nos saldrá bien o porque el espectáculo de la boda nos captura y no se cuestiona.  

Para muchos de los lectores la historia les  es común, para otros es que ellos ( R y A)  no lograron  ajustarse a la vida de casados, no se querían lo suficiente o no buscaron mantenerse unidos.  Para estar en pareja con otro humano es necesario conocerte y conocer, explorarse y explorar.  Si embargo, hasta hoy el conocerse no pasa de que gustos tenemos y el conocer se trata de si somos compatibles en gustos o en la vida sexual. Sin embargo, parece que la alta tasa de divorcios y los tiempos que corren exigen mucho más de cada uno de nosotros y ese es el reto que nos trae la vida. Lograr de manera creativa, honesta plantearnos a nivel individual y cultural nuevas maneras de parejas de compromisos reales y voluntarios.

Como profesional que trabaja con estos temas me propongo escribir sobre el tema del compromiso y su “sinónimo” la obligación, el compromiso trabajado como el poder de decidir, ingredientes necesarios del compromiso en una próxima entrada al blog los invito a leerme .  Hasta pronto.


La autora es Psicóloga Clínica en práctica privada.
(787) 399-3114. thaliacuadrado@gmail.com


domingo, 22 de enero de 2017

La Rueda de la vida. Carátula del Calendario Mandalas de Procesos 2017.
Acrílico sobre tela. ''16 x ''20. 2009
 Arriba…Abajo…A la derecha…A la izquierda…Son todas experiencias de cómo sentimos la vida. Todas ellas, celebraciones de momentos que solo son percepciones personales, en cada una de estas posiciones nos encontraremos en algún momento en la eterna rueda de la vida. En cualquiera de ellas, lo importante será reconocer que esa también pasará.

En la rueda de la vida estamos todos los que vivimos en el planeta, algunos estarán conscientes de este movimiento, otros viven como si la vida solo se moviera  a su voluntad. Muchas personas solo se percatan del movimiento cuando éste no les es favorable y buscan con desespero que todo regrese a como era antes del cambio. Otros están contentos mientras pueden balancearse como trapecistas en una estabilidad que les es funcional y  allí se mantienen a veces por toda la vida.

Vivir es sinónimo de movimiento y cambio, nada que este vivo está estático, Querer estar siempre en la parte superior de la rueda como único lugar posible de bienestar es una ilusión imposible de lograr. Para estar realmente vivo hay que experimentar la vida en todas sus manifestaciones en sus luces, sus sombras y en todas las posiciones.
La rueda se mueve y todos con ella cambiamos de posición y cada cambio requiere otros comportamientos y el desarrollo de nuevas fortalezas para vivirlo. El apego que solemos experimentar al lugar que nos agrada no es parte de la rueda es nuestro ego que quiere aferrarse a lo conocido.

Por este apego es que vemos personas que aunque lo estén pasando fatal están apegadas a ese estado pero si aprenden a soltar se mueven con la rueda a otro lugar quizás más favorable. La realidad es que tanto si es maravilloso donde estamos en la rueda, como si es terrible  esto también pasara y apegarnos solo nos causa más conflictos y dolor.  

La autora es Psicóloga Clínica en práctica privada.

(787)399-3114 thaliacuadrado@gmail.com

lunes, 5 de diciembre de 2016


En el departamento de la pareja amorosa todas son practicas, aprendizajes y enseñanzas. A lo largo de la vida vamos recibiendo información de cómo se construye una  pareja, de  familiares, amigos o del colectivo cultural en general. Cada pareja que vemos funcionando nos brinda la oportunidad de copiar estilos, dinámicas o comportamientos. Lo que no ayuda mucho, porque  lo que vemos es muy particular a esas personas y cada pareja es un mundo a descubrir.

En la rueda de la vida la practica nos hace maestros y la verdad es, que en el amor todos hemos tratado muchas veces y otras tantas  terminamos con cicatrices más o menos visibles de las luchas que hemos tenido en el camino. Tener un mundo donde la primera enseñanza sea sobre nosotros mismos, en cómo vivir, aprender de los demás que están en este viaje acompañándolos y en el cómo nos vamos a relacionar seria un ideal. Sin embargo, estas cosas las aprendemos de la manera más difícil y muchas veces dolorosa.

Volviendo a los ejemplos de los que nos nutrimos también tenemos las novelas de amor, las películas de Hollywood o los culebrones de la T.V. que son el peor lugar para aprender y  el más frecuentado. Tenemos varias generaciones usando como modelo de relación una distorsión diseñada para vender, no para educar. Pocos son los programas de T.V. que presentan “algo” que puede educarnos en el tema más importante de la vida humana y alrededor del cual se diseña todo lo demás, la pareja amorosa.

A continuación les presento una lista concentrada de hechos de la pareja que he aprendido de la vida y de las que he tenido el privilegio de atender en terapia.

Hechos de la vida en pareja.

*La mayoría de las parejas fracasan porque las personas se olvidan del sentido de sí mismos y se convierten en otra cosa. En esto la mujer es especialista, cuando comienza una pareja va cambiando todo lo que hace lo que le gusta, hasta convertirse en lo que ella cree que le gusta a él. Además de modificarse a sí misma  quiere “mejorarlo” a él y comienza una campaña de mejoramiento que al final los convierte  en otras personas. ¿Loco verdad? Sin embargo, les aseguro que es la dinámica de pareja más común que existe.
Enseñanza: Crecer en pareja y ayudarse mutuamente tiene sus límites. Si lo que llega hay que hacerle tantos arreglos para que cumpla con lo que quieres,  déjalo pasar. Si deseas hacer cambios en ti hazlos por ti mismo nunca para complacer al otro. Ser un eterno camaleón tiene el peligro de que al final la confusión sea tan grande que no te reconozcas.

*La pareja amorosa es un sistema emocional, en la mayoría de los casos la pareja comienza porque dos personas se enamoran. Cuando nos enamoramos la tendencia es a cerrar los ojos o a no prestar atención ante nada que no sea “bello”. El  comienzo de una relación amorosa es muy frágil, vulnerable y nosotros decidimos cerrar los ojos en un momento donde  caminamos por cristales y estamos descalzos.
Enseñanza: Insiste en  abrir los ojos, cerrarlos no es buena práctica. Si es amor lo que se está cocinando y cierras los ojos, te lo vas a perder. Si es un sueño o una pesadilla mejor saberlo cuanto antes.


*En algunas culturas las parejas se construyen por mandato familiar, por conveniencia, por arreglos. En nuestros espacios la pareja se une en su mayoría por amor y por la “química” que sienten al conocerse. Ese atractivo más allá de las palabras es tan importante que muchas parejas si no lo sienten intentan fabricarlo. Es desafortunado pero esa respuesta química, energética, intuitiva no puede producirse a voluntad, no puede inventarse y si lo intentamos lo más seguro es que terminemos frustrados.
Enseñanza: Si deseas atracción química y esa es tu meta en una pareja no la busques ella te encontrará a ti. Por otro lado debemos tener cuidado con la química porque esta tiene la mala costumbre de durar poco en el tiempo y deja grandes vacíos y frustraciones. 

*En el amor como en muchas cosas la experiencia hace al maestro. Cada intento de pareja es una experiencia más o menos corta, más o menos feliz o frustrante. Siendo esta la realidad del momento presente hay que aprovechar lo vivido sin culpa, es parte de la vida. Nos enseñaron que debíamos tener como meta encontrar una persona que llenara nuestras expectativas de pareja y con la que estaríamos por el resto de la vida. Hoy día esta formula ha probado estar equivocada.
Enseñanza: Debemos entender cada encuentro como una experiencia, no como un fracaso, la experiencia te acerca a encontrar lo que estas buscando, verlo como un fracaso te detiene en culpa y  te impide aprender y continuar.

*Las personas hablan de la falta de compromiso como si de una enfermedad se tratara y la verdad es que muchos, sobre todo hombres no quieren comprometerse. Por un lado ese es su derecho y por otro dicen estar enamorados pero no quieren llevar la relación a otro nivel, como el matrimonio. Esto también es su derecho. El problema se produce cuando una mujer o un hombre, porque hay casos de mujeres, se proponen hacer cambiar de opinión a la otra persona.
Enseñanza: Si una persona no quiere comprometerse y la otra parte de la pareja desea compromiso, la verdad es que están desfasados, desarmonizados. Esta diferencia es enorme y dedicar la vida a convencer al otro es invertir en cambiar algo que para empezar debe ser natural. El compromiso de pareja es espontaneo, nunca presionado, si hay presión  nunca sabrás si está contigo  por tu persistencia o por su voluntad. 

*Los hombres y las mujeres somos proyectos inacabados y en desarrollo toda nuestra vida . Si de verdad deseas tener una relación de amor sana que comparta tu vida aprende a ser eso que deseas y las posibilidades de que lo encuentres son altas. Nos encontramos en una época donde ser independiente,  es algo que aspiramos. Jugar a ser dependiente para conquistar, necesitar a la otra persona para vivir, buscar a otro u otra para ser feliz ya no se perfila como una manera atractiva de proceder para tener pareja. Si no te conoces no puedes pretender encontrar lo que deseas porque tu mismo desconoces lo que estas buscando.
Enseñanza: Lo que estamos buscando o un facsímil muy razonable existe, pero primero tenemos que conocernos para poder reconocerlo.

La autora es Psicóloga Clínica en práctica privada.
(787) 399-3114




Calendario

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Google+ Followers

Archivo

Quién soy

Mi foto

Soy de Puerto Rico, trabajo como psicóloga clínica, mediadora,
Con la tecnología de Blogger.

¡ Hola, Hola! Bienvenidos a mi blog

Aquí encontrarás escritos de temas del diario vivir. Desde una mirada psicológica sencilla y práctica. Escritos que nos informan y nos hacen pensar sobre las situaciones comunes de la vida. La individual,de la pareja y la colectiva. Historias con las que podemos identificarnos, enriquecernos y conversar.

MAS DE 150 ARTÍCULOS SOBRE PAREJAS, DIVORCIO, SALUD EMOCIONAL Y TEMAS VARIADOS / Total de entradas

Follow by Email

Translate

ARTÍCULOS DE PERIÓDICOS Y REVISTAS

  • El hombre ante el divorcio - periódico El nuevo día

Seguidores

Buscar este blog

Etiquetas

Video - Éxito con tu pareja

https://www.youtube.com/watch?v=uymd_aYAf38

Posts populares