viernes, 4 de marzo de 2011

Las crisis. ¿Qué es una crisis?.



Es un evento o serie de sucesos que tienen el potencial de generar enormes cambios, que nos presiona a tomar medidas para enfrentarla y resolverla. Mal atendida puede provocar daños ya sean personales o colectivos. Una crisis enquistada que dura mucho tiempo hace que las personas se acostumbren a vivir en crisis y a adaptarse a un estado enfermo de la situación con consecuencias peligrosas para los involucrados. Por otro lado las crisis son parte de la vida personal y colectiva. 
¿Cómo llegamos a una crisis? ¿Cómo se construye una crisis?, ¿Tienen las crisis algún beneficio?
•Lo primero es entender que las crisis personales o colectivas, son necesarias. Hay estudios que apuntan a que las provocamos nosotros para lograr cambios que no lograríamos de otra forma, algo así como provocar una crisis para obligarnos a movernos. La crisis, sea cual sea, puede ser beneficiosa porque el evento no es la crisis  si no es, el "cómo enfrentamos la crisis". 
• Para que se produzca una crisis tiene que haber una falta de atención a uno o más temas porque la crisis es una acumulación de eventos, es como un estallido que se ha estado provocando a "fuego lento". Es decir cada crisis tiene su larga historia. Es decir, ante los conflictos que se presentan, “miramos para el lado”, “nos dormimos” o “bajamos la guardia”. También puede darse una crisis ante un estado de cosas que ya caducó y no hemos modificado, en todo caso 
es una falta de atención.
• Las situaciones que exigen nuestra atención y desatendemos no desaparecen, siguen su curso, hasta que hacen crisis.
Muchas veces aún con ella encima, como la crisis económica, la  negamos y continuamos gastando más de lo que tenemos “porque todavía la cosa no está tan mal”.
• Cuando se nos hace imposible negar la crisis del tipo que sea, el próximo paso es hablar en exceso de ella como si con hablarla fuera a mejorarse o a desaparecer sola. Lo usual es echar culpas "siempre a otro", tener opiniones diversas de cómo resolverla y al final no asumir responsabilidad por la parte que toca, porque "ese no es mi problema". 
• Las crisis pueden provocar un período de paralización, o puede ser un detonador para desarrollarnos como nunca antes. Pero no cumplen su cometido de cambio, si se convierten en eventos crónicos. Acostumbrarse a la crisis es un acto de negación que al final  pasa factura. Vivir en una crisis constante detiene muchos procesos y nos lleva a pensar "nada va a cambiar" y a la desesperanza. 
Por otro lado, se nos hace difícil mirar las crisis como regalos ocultos. En psicología sabemos que para lograr un cambio hay que ponerse incómodo. La excesiva comodidad nos convierte en vagos y miedosos en busca del "menor esfuerzo" para lograr siempre estar cómodos.
Las crisis pueden ser dolorosas, incómodas, pero también son momentos para el movimiento y la  transformación.
Todas las personas que han enfrentado sus crisis y sus conflictos con valentía, hablan de esos momentos como de los más duros y mejores de sus vidas. Las crisis trabajadas  son una afirmación de la persona y siempre son un antes y un después en la vida.
Cuando identifiques una crisis:
• Evalúa la situación, no tomes decisiones impulsivas, cuenta tus perdidas y ganancias, enrróllate las mangas y ponte a trabajar. No permitas que se estanque tu energía.
• No quieras que las cosas sean como antes, ese es un pensamiento inmaduro, las crisis son para cambiar si no logran cambio no son crisis, abre los ojos, usa tu atención, ejerce tus talentos creativos. Trabaja duro, descansa, nada es instantáneo la cisis te hace madurar y te fortalece. 
• Usa tu mente, no te cojas pena, lo que sucede no te mata, no esta en contra tuya, educa tu emoción no le añadas drama a la situación.
Al final, las crisis nos proveen de experiencias nuevas, que nos ayudan a identificar fortalezas y debilidades psicológicas, para con esas nuevas vivencias poder crear una nueva manera de mirar y hacer las cosas.


 Thalia Cuadrado / Especial para Revista Por Dentro. Periódico El Nuevo Día.
787-399-3114
thaliacuadrado@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario

El duelo.

Dionisio en su meditación nocturna. A los gatos le gustan las alturas. Les gusta ver el escenario desde arriba para verlo en perspe...