jueves, 21 de julio de 2011

La vida es una serie de momentos


" Cada experiencia es una vivencia imposible de
reproducir, es necesario vivir el momento".
Thalía Cuadrado
Como una serie de fotos que componen una película, cada momento de la vida va juntando el todo de la experiencia de vivir. Esta nueva entrada pretende a través del relato de algunos momentos, llevarles por algunas vivencias mías principalmente, y de otros anónimos que también han querido participar.
*Una mañana gris, lluviosa: ¿Ese perrito es suyo? le pregunte al deambulante que estaba en la esquina de la farmacia. No…me contesto, pero tiene hambre. Por eso le preguntaba, yo tengo comida para el, pero no tengo plato. Yo tengo, si me la da yo se la sirvo. Acto seguido busco un cenicero amplio que le servia de plato, en su carrito de compra.
El hombre colocó la paleta de dulce que estaba saboreando en la acera y le sirve la comida al perrito que la comió con desesperación. Ambos contemplamos la escena embelezados, teniamos el alma satisfecha.  Me despedi agradeciendo su generosidad. Moraleja: La vida del perro callejero, la del hombre sin hogar y la mía, son mejores desde ese momento.
*Una noche después del trabajo: Elsa le dice a Arnaldo mi amor tengo algo que decirte, ¡estoy embarazada, vamos a tener un hijo!. La alegría de Arnaldo era inmensa tener un hijo le hacia mucha ilusión, pero no sabia qué decir. Ese mismo día en su terapia había decidido decirle a su compañera que quería separarse. Moraleja: Cuando no quieras tener sexo con tu compañera y no quieras las consecuencias , usa condones para evitarlo.
*Una Sra. insultaba a un niño de cómo 4 años en el supermercado lo llamó "idiota no sabes hacer nada bien". Un Sr. dejo su carrito y se acercó para hablarle, la Sra. le dijo que ese era su hijo con las manos en las caderas y gesto amenazante, yo le digo lo que me de la gana. El Sr. contesto "usted puede decirle lo que quiera, pero nunca delante de mi, aquì delante de mi lo trata con respeto". Moraleja: No permitas el maltrato, aunque solo 
puedas evitarlo por unos momentos.
* Un gatito lloraba sin consuelo, mi amiga  me había invitado a tomar un vino en su casa. Lo encontré mojado, agotado y a punto de morir bajo la lluvia. Tiene no más de dos meses, se le cuentan las costillas y las pulgas. Estaba solo y con sus ultimas fuerzas se subió a donde no podía bajar, huyendo de la cantidad de agua. Se llama, Anubis segundo y yo estoy segura que es un ángel. Moraleja: La sensibilidad al dolor ajeno, sea animal de cuatro o dos patas, está muy escasa.
*Murió y su muerte me descoloco las emociones y el espíritu. Por mucho tiempo no tuve sentido del tiempo, aprendí que por cada ser humano que muere, todos morimos un poco. La soledad era inmensa, ella mi amiga/hermana se mudó conmigo, hasta que pude valerme por mi misma y volví a encontrarme. Moraleja: Que fortuna vivir para contar, que alguien muere y mueres un poco con el, pero …tienes a alguien que te da vida.
*Un amigo estaba aburrido en su casa un domingo, decidió ir a vivir la experiencia del atardecer. Había una chica que trabajaba en su empresa que también estaba aburrida y decidió irse a la playa más lejana a vivir el atardecer. Ambos tenían un propósito común, vivir el atardecer. Se encontraron y lo vivieron juntos. Esos siguen siendo sus mejores momentos. Moraleja: Tener el propósito claro ayuda a encontrar con quien disfrutarlo.
*Hace 20 años su esposo le había sido infiel, María había sufrido mucho la situación que la llevo al divorcio. Tenia sospechas de quién era la amante, pero su esposo negó todo. Un buen día 20 años después en otro país, una mujer se le acerco. "Tengo que pedirte perdón yo fui la amante de tu marido y por muchos años he deseado volver a verte para pedirte perdón". Ella la perdono con los ojos de hoy los de hacia 20 años ya no existían. Moraleja: A veces hay que esperar 20 años por una disculpa.
*En el pasillo del supermercado, un Sr. estaba en el medio con su carrito, disculpe, perdone, con el permiso, pero no hubo respuesta. El hombre se viró y dice: ¿ No ve que yo soy ciego? sacando su bastón plegable lo aireaba a punto de darle un golpe. Perdone por favor le dijo ella. El rostro del Sr. estaba rojo de rabia. Moraleja: Hay cegueras con coraje, lo importante no es ver, lo importante es cómo ves.
*Un programa de televisión, hablando de un  tema de psicología, fueron como 5 minutos. Él habia  tomado el día libre, llamó al número en la pantalla ella contesto. Te vi hoy después de 15 años en la tele solo quiero pedirte perdón por no haberte visto antes. Ella le dio las gracias. Moraleja: A veces dejamos pasar el momento y cuando queremos recuperarlo, es muy tarde.
La vida esta compuesta de pequeños momentos unidos por nuestra percepción , prioridades y conciencia. Nada se escribe solo, por eso cada momento es importante para la vida, la personal y la colectiva. La profundidad que adquieren los momentos se la damos nosotros.

La autora es Psicóloga clínica con práctica privada.
(787) 399-3114
thaliacuadrado@gmail.com

1 comentario:

Espero tu comentario

Explicar no es Justificar.

El árbol de la vida. Medio Mixto. 11' x 81/2''. 11/ Julio/2019. Con frecuencia nos enredamos con estos dos términos. Ex...