martes, 30 de octubre de 2012

El eslabón

El laberinto/Llave. Acrílico sobre canvas. 24/24.2012.




                     Aún no he hallado, ni en la historia, ni en la vida al ser humano que haya  podido encontrarse a si mismo y evolucionar sin reconocer mentalmente a otro que respete.
                  Lauren Van Der Post
      
                     

Marcia    
 48 años, sus hermanos mayores abusaban de ella.
 "pensé que  ya había olvidado, eso". A los  17 años murieron sus padres, no pudo llorarlos, una señora viuda, la invito a vivir con ella y conoció lo que era un ser humano sano, “Titi me trato bien, cuando me atreví a contarle lo que me pasó me llevó a mi primera psicóloga. Hable y hable por meses cada vez que iba y eso me ayudaba, pero me di cuenta que las memorias no se borraban, cuando conocí a Samuel, “eso lo cambió todo”.
Samuel
No le gustaban los psicólogos, casi no hablaba, contestaba lo justo. 49 años, desde pequeño llevó demasiadas responsabilidades sus padres lo obligaban, el abuso venia de ellos, lo abusaban físicamente de tal forma que el niño les tenia terror , no hablaba y no hacia ruido. Cuando su mamá murió tenia 9 años, su papá quería nueva relación y distribuyó a Samuel y a sus hermanos en casas de familiares. A Samuel le tocó en casa de sus abuelos donde ya no recibía golpes, pero le tocó cuidar de ellos hasta que murieron. Cuando se vio libre tenia "17 años y conocí a Marcia". "Ella es la primera persona que respeto y admiro", con la que comparte dolor e historia, "ella es como yo". Se entendieron desde el primer día, se reconocieron y decidieron estar juntos, comenzaron una nueva etapa de sus cortas y muy largas vidas.
___________________________________________
LILY y Josean
Lily 38 años y vivió muy cerca de Josean, iban a escuelas distintas, pero se conocían. Lo que ninguno conocía era el drama de sus hogares, en apariencia "buenos hogares".
Su hermano mayor la tocaba en las noches , al principio a  la pequeña bastaba con amenazarla y ella callaba, cuando creció se lo dijo a su mamá y la madre no le creyó, le dijo que ella era fantasiosa. Lily se crió extenuada, sin energía de vida, muy confundida.
Mientras Lily vivía esta pesadilla, Josean tenia la propia. Pensaba que sus padres estaban locos, eran las mejores personas fuera de la casa , "pero en la casa eran otra cosa casa". El maltrato era de tal magnitud que estaba amenazado todo el tiempo " a la menor provocación me daban".
"yo tenia 16 años y ese desgraciado me violó" ella se armó de valor y denunció al novio de su mamá. Salió culpable y cumplió cárcel. Josean y Lily se encontraron durante el juicio, fue el único que la acompaño, una vez más lo igual en dolor se reconoce, se fueron contando las historias y se hicieron novios. Marcia y Samuel, Lily y Josean se encontraron en el devenir de sus particulares y parecidas pesadillas. Construyeron pareja y la consulta fue de pareja, la sanación del  abuso al que fueron sometidos de niños y adolecentes fue  una ganancia terapéutica que nos explico muchas de sus situaciones de pareja.
Dos casos que he tenido el privilegio de atender, donde la víctima se levanto por encima de sus terribles experiencias de vida para hacer algo que yo llamo romper el eslabón. Romper la cadena por ellos y para sus hijos.
Trascender la propia experiencia, trabajarla, digerirla, perdonarla y perdonarse es un trabajo monumental. Detener la cadena , es difícil, pero se puede hacer, solo hay que tomar conciencia, aceptar la verdad y estar dispuesto a trabajar.

¿Cómo se rompe la cadena del maltrato?.
*deteniendo  la negación, si fuiste victima de maltrato aceptarlo es el primer paso a la recuperación.
* no tratar de enterrar en la memoria las experiencias vividas, con sustancias ilegales o  legales, o con cualquier otro comportamiento adictivo.
* cuando no  juzgas y eres compasivo(a), con la experiencia del otro.
* cuando rehúsas convertirte en una víctima eterna, pidiendo o exigiendo un trato especial por tu victimización.
* te ayudas a romper la cadena cuando entiendes que buscar ayuda es de valientes.


*Los nombres usados en esta entrada son nombres ficticios y no guardan relación alguna con personas reales. De echo estas historias son el resumen de muchas otras.


La autora es psicóloga clínica con práctica privada
(787) 753-2848//399-3114
thaliacuadrado@gmail.com
www.thaliacuadrado.com






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario

Vamos a dibujar una puerta.

Mi puerta. De la serie Mis puertas. Acrílico sobre tela. 18"x24''. 2019. Estamos en un nuevo a ño no  necesariamen...