domingo, 17 de marzo de 2013

Pensando, sintiendo, reflexionando la vida.

El carro/Tarot. Acrílico sobre canvas.16/16.2010.




  "since arqchetypes or norms of myth are commmon to the human species, they are inheretly expressive…of common human needs, instincts, and potencials" Joseph Campbell.
Ya sabemos que la vida, nuestra vida la construimos en el hacer diario. Tanto el pasado como el presente y el a veces temido futuro lo construimos en la acción de cada día.
Muchas son las situaciones y eventos en cada 24 horas y muchas son las veces que los vivimos de pasada sin apenas involucrarnos. Cientos de veces hemos leido que la vida no puede prosperar si la vivimos en automático, casi sin darnos cuenta, o sin mojarnos las manos.
 Por otro lado existen muchas maneras de ayudarnos ha hacernos concientes y centrarnos en nuestro enorme potencial para enriquecerlo y actuarlo en el día a día.
 En psicología hay uno que me llama particularmente la atención que es el mundo de los arquetipos. Los arquetipos son a grandes rasgos energías de la psiquis humana que poseemos todos y que una vez identificadas nos ayudan a vivir de una manera mas amplia, mas plena. Carl G. Jung  dice que los arquetipos son "definite forms in the psyche that seem to be present always and everywhere".
Existen muchos nombres para esas energías, sin embargo quisiera concentrarme en el arquetipo del o la rebelde porque llevo toda la semana trabajando con este tema.
En la vida de todos tanto en la individual como en la colectiva, se nos presentan momentos donde lo apropiado es rebelarse, confrontar a la autoridad interna o externa y provocar un cambio individual o colectivo. Existen sistemas obsoletos de modos de pensar en cada uno de nosotros que no nos permiten ampliarnos y vivir plenamente. Cuando esto ocurre usualmente nos refugiamos en el coraje no expresado o  en la depresión como forma de vida pensando y afirmando que "no hay nada que hacer","es una trampa, no puedo moverme".
Uno de  los momentos mas difíciles de manejar en las consultas es cuando las personas pretenden conformarse con algo que es imposible de  hacer y terminar medianamente sano. Esta respuesta ante las situaciones de vida, lleva a la posición de  víctima, lo que nos convierte en un ser casi invisible sin poder personal alguno.
Otra manera común de represión personal y que podemos observar en  lo colectivo es la resignación. La resignación  que logra cancelar al ser humano y convertirlo en un cero, que no cuenta para nada. Estas maneras de vivir en el mundo obviamente no conectan con la luz de la rebeldía y sus beneficios para mantenerse vivos.
Es desafortunado que muchas escuelas, culturas, congregaciones nos prediquen que ser rebelde es malo, y que conformarse es ser humilde (concepto erroneamente usado) y que la resignación es la clave. De esta forma todos estamos controlando energías he impulsos (donde es natural protestar) que añejamos en nuestro interior y que si explotan hacen mucho daño, cosa que presenciamos a diario. La energías arquetipales del o la rebelde hay que vivirlas en situaciones como estas:
* Saliendo de relaciones de maltrato, conformarse o resignarse en una relación de maltrato es suicida. Sin embargo al conectarnos con el arquetipo de la rebeldía nos llenamos de energía para lograr salir. Nadie ni niño, ni adulto tiene que quedarse en una relación de maltrato, no importa quién lo diga.
*Aceptar que nuestros elegidos por votación no importa quienes sean nos cancelen con conformismos o resignación y nos hagan repetir y creer que no podemos hacer nada para cambiar nuestras situaciones colectivas, es otro suicidio. Nadie, no importa quién sea puede decirnos que reprimirnos es lo mejor. La represión es un arma para cancelar , no para sanar, una mirada al rebelde interno puede ayudar. Ser rebelde es aspirar al cambio, ser rebelde es sentir que lo que hacemos tiene valor, ser rebelde es participar activamente de miles de maneras en el quehacer diario individual y colectivo. Ser rebelde no tiene nada que ver con agresión, violencia o destrucción. Ser rebelde no es ser fanático, ser rebelde no es ser un problemático. Ser rebelde es una posición digna para contribuir a construir la vida.
Hacernos concientes de nuestro verdadero potencial nos ayuda a movernos con la grandeza que todos tenemos y no aceptar al que nos predique la pequeñez. Ya sea en las relaciones interpersonales, en las amorosas, en las colectivas, el arquetipo del rebelde en su luz nos propone que un mundo como el que hemos deseado es posible. Que no es posible bajar la cabeza o peor  ocultarla debajo de la tierra y aspirar a ser felices. La felicidad es un bien otorgado de nacimiento y reafirmado por varias constituciones, pero hay que defenderla y en resignación o conformándonos no es posible.



La autora es Psicóloga Clínica en práctica privada.
(787)753-2848/399-3114
thaliacuadrado@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario

Explicar no es Justificar.

El árbol de la vida. Medio Mixto. 11' x 81/2''. 11/ Julio/2019. Con frecuencia nos enredamos con estos dos términos. Ex...