domingo, 2 de junio de 2013

Cambiar la piel.

Cambiar la piel. (en progreso)
Acrílico sobre papel. 2013.

Para cada etapa de la vida, para cada espacio y proceso todos necesitamos como la serpiente cambiar la piel.  Desconozco si la serpiente sufre o le duele el cambio de su piel y no recuerdo haber leído cuántas veces en su vida pasa por este proceso. Lo que sé de cambios de piel lo he vivido y lo he aprendido de seres humanos y estoy conciente del dolor que produce un cambio de piel en una persona.

 Este año 2013 es el año de la serpiente en el calendario chino y dicen que todo el año es un cambio de piel. Hay muchas situaciones que nos llaman a cambiar la piel a crecer una nueva y como resultado a vivir de otra manera distinta de la que hemos vivido. Es como si dejando de ser lo que somos llegamos a alcanzar lo que de verdad podemos llegar a ser.

Muchas de estos eventos parecen llegar sin avisar nos toman por sorpresa o por lo menos eso parece. Quizás por ello no estamos preparados y al verlos llegar nos aferrarnos a nuestra piel ya conocida. Nos resistimos al cambio protestamos y pensamos que no es justo que alguien nos haga cambiar a una piel nueva cuando tenemos una que nos calza como zapato viejo y cómodo. 

A veces quisiera evitar el dolor de una persona cuando se resiste a un cambio imposible de evadir. Muchas otras he deseado que una intervención divina me librara de mis propios cambios de piel. Sin embargo, no es posible evitar el cambio de la piel porque muy a pesar nuestro la vida cambia y tiene otros planes para nosotros.

Cambiar la piel es necesario cuando tenemos retos sobre todo de separación y muerte. Rompimientos que no deseamos y que hemos pospuesto por muchos años. Cuando nuestras maneras de ver el mundo, de actuar, de vivir tienen que cambiar y adecuarse al momento del presente. A veces cambiamos de piel cuando nuestra propia manera de mirarnos tiene que transformarse y permitirnos dejar de ser, para lograr ser algo que no hemos considerado.

 Cada día debemos hacer el ejercicio de  mudar un poco de la piel que ya hemos usado, la que ya está desgastada. Haciendo crecer piel nueva fresca que nos permita ver con nuevos ojos la vida y sus continuos retos.

*Dedicado con amor a todos los que en este preciso momento están en un cambio de piel.

thaliacuadrado@gmail.com
(787) 399-3114

2 comentarios:

  1. Hermoso Thalia. Gracias por guiarnos.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado mucho el pensamiento final: " cada día debemos hacer el ejercicio de mudar un poco de la piel que ya hemos usado, la que ya esta desgastada. Haciendo crecer piel nueva, fresca que nos permita ver con nuevos ojos la vida y sus continuos retos".
    No es fácil.

    ResponderEliminar

Espero tu comentario

Explicar no es Justificar.

El árbol de la vida. Medio Mixto. 11' x 81/2''. 11/ Julio/2019. Con frecuencia nos enredamos con estos dos términos. Ex...