domingo, 10 de noviembre de 2013

Decisiones

Corazón. Detalle. 2011.


The choise not to choose is the choice to remain unconscious and, therefore, to wield power irresponsibly. Gary Zukav.The seat of the soul.
El centro de nuestra vida es la toma de decisiones. Decidimos durante las horas de vigilia, desde qué vamos a comer, cómo nos vamos a vestir o cuál es el próximo paso del día. Decidimos en las horas de sueño si nos quedamos durmiendo un poco mas o nos levantamos. Decidimos la vida aún cuando decidamos no decidir. Por acción o por omisión decidimos. Decidir es inevitable. Decidir es la afirmación de la vida humana en este planeta. Si decidimos no decidir nos convertimos en una veleta que la lleva el viento de los que están decidiendo.
Pasando página. Qué difícil se nos hace a veces decidir y que agotador resulta de vez en cuando. En el acto de la toma de decisiones se producen unos procesos muy humanos que levantan preguntas y emociones variadas. Procesos de indecisión, ambivalencia, miedos, angustias o inseguridades. Podemos rehusar decidir-que decidan otros- aún de esta forma estamos decidiendo. Escogemos guardar silencio ante una situación y el mensaje puede ser de no involucrarnos o de aplaudir con nuestro silencio algo en lo que no creemos. También podemos reaccionar con palabras o gestos ante una situación y esa es nuestra decisión, pero esas palabras pueden hacer daño al evento y condenarnos posteriormente porque – me debía haber quedado callada.
Muchos nos preguntamos cómo hacer una decisión acertada en una u otra situación. Esta pregunta llena las mentes de cientos de personas cuando tienen que decidir. Lo que ocurre es que el proceso de decisión solo se nos hace conscientes cuando tenemos que llevar a cabo decisiones que entendemos son mayúsculas para nuestra vida o la vida de los que amamos.
La calidad de nuestras decisiones siempre están mediadas por el nivel de conciencia en el que nos encontramos. Estar conscientes es literalmente estar despierto. Cuando estamos despiertos estamos mas capacitados para tomar decisiones mas lúcidas. Debo aclarar que el proceso de toma de decisiones se enriquece y se amplia con el despertar, pero no garantiza decisiones perfectas. Tomar decisiones sobre cualquier cosa es un riesgo que tomamos a diario como parte de la evolución en la que nos encontramos en la escuela de la vida.
Tomemos como ejemplo, una persona que tiene la consciencia de reciclar sus desperdicios, literalmente sufre cuando por alguna razón no puede hacerlo. Su claridad de que todos tenemos que proteger el ambiente donde vivimos y el planeta que nos brinda cobijo, hace que esta persona se mueva a buscar un lugar de reciclaje apropiado. Por otro lado una persona que carece de esa conciencia ni piensa en el reciclaje y echa sus desperdicios en la basura sin tomar en cuenta las consecuencias de su acción.  Sin embargo, ese mismo individuo si adquiere la conciencia del reciclaje comenzara a hacerlo porque su toma de conciencia amplia sus marcos de referencia en su toma de decisiones. Lo que quiere esto decir es que a mayor conciencia personal, mejores y mas efectivas decisiones podemos tomar, para el bien personal y el de todos.
Una persona que se encuentra en el proceso de decidir su separación o divorcio si esta despierta puede tomar una mejor decisión para ella y su pareja, que una persona que toma una decisión tan importante dormida o de manera impulsiva.
Es obvio que sin decisiones propias, libres, conscientes, el protagonista que cada uno de nosotros es en el escenario de la propia  vida, se convierte en un mero espectador. También es cierto que al decidir  aún con las mejores garantías el proceso de decidir puede ser de confrontación  y hasta doloroso, pero la única manera de afirmar la vida como propia con todas sus consecuencias es decidir con los ojos y el entendimiento muy despiertos.



La autora es Psicóloga Clínica en practica privada.
(7870 753-2848=399-3114
thaliacuadrado@gmail.com



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario

Las miradas.

  Después de tantos años hablando con gente te haces especialista en miradas. Identificas las dulces y las amargas. Las tiernas y las...