domingo, 2 de febrero de 2014

La crisis del momento. La económica, la del sistema que no aguanta mas o las crisis de todos juntos y separados.

La crisis del momento. La económica, la del sistema que no aguanta mas o las crisis de todos juntos y separados.



Pero
tanto las personas, como las parejas o las sociedades quieren que se termine la
crisis cuanto antes. ¿Para qué? Para --volver a  ser como éramos al principio, dicen las
parejas.
Se
nos esta haciendo difícil entender que volver al lugar del que partimos a la
crisis, como aspiración de bienestar es una equivocación. Esto es una realidad
para los individuos, las parejas y las sociedades. Ir atrás seria como desandar
lo vivido, cosa que sabemos que no es posible. Realmente no es posible, las
crisis cambian paradigmas, transforman pensamientos, pasan páginas de estilos
de vida y mueven conciencias. Si observamos, las crisis son esos picos donde
las generaciones han hecho cambios fundamentales. De esta manera es que se
escribe la historia la individual y la colectiva. ¿Qué sentido tendría sufrir
una crisis para quedarnos en el mismo sitio?
Desear
que venga un salvador que nos devuelva la diversión sin sobresaltos. Alguien
que termine la crisis, para nosotros volver a lo mismo que la genero. Seria
volver a nuestra ceguera voluntaria y  a la
dependencia que estamos acostumbrados a practicar. A mi me parece que esa etapa
gracias a la crisis terminó. Reconocerlo y asumirlo, ya es otra cosa.























Artículo que aparece hoy en el periódico digital El Post Antillano. Les invito a leerlo completo. Gracias. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario

El duelo.

Dionisio en su meditación nocturna. A los gatos le gustan las alturas. Les gusta ver el escenario desde arriba para verlo en perspe...