sábado, 6 de septiembre de 2014

Mendigos de amor.

¿Por donde entro?.2014.


El amor tiene que cocinarse primero dentro de ti, a fuego lento. Es comida de diario, pero es gourmet. Si es solo por fuera, es sequia por dentro. Este desierto interno nos convierte en mendigos del amor.

Oscar 50 años. "No tengo éxito en el amor comienzo una relación con la esperanza de que esta vez salga mejor y después de un tiempo, no se qué pasa me doy cuenta que estoy en una pesadilla me persiguen, me hostigan y yo no sé qué hacer”.

Marta: 44 años. "Estoy muy cansada, en mi trabajo todo  bien, pero en el departamento de los amores, nada. Llevo tantos años buscando una pareja y siempre me estrello. Tengo dos matrimonios que terminaron en divorcio, es un mal sueño, de verdad ya no puedo mas".

Dora 30 años, "Terminé mi carrera y ya quiero tener mi pareja, pero este facultad  es mas difícil que la de medicina". "No encuentro nada, los que me gustan están casados y llegan muchos a querer vivir de mi". "Yo soy una mujer inteligente la verdad no entiendo nada en los amores soy un fracaso".

Mario: Es un caso triste solo tiene 29 años terminando una relación de 10 y ya se siente acabado en el tema del amor. "La lucha a sido terrible me he sometido a tantas cosas y al final no ha servido de nada. Nunca pensé que esto terminaría así”

Tener amor es una necesidad humana pero muchos viven obsesionados con la necesidad de tener pareja. Salen a la calle con el solo propósito de encontrar pareja, otros viven su vida con el único tema de la pareja la que tienen o la que está por llegar. Una gran cantidad de personas están adictas al amor pareja y pagan cualquier precio por tenerla. Todos estos parecen mendigos de amor.

En  la búsqueda del amor todos hemos tenido nuestra propia dosis de retos y corazones partidos.  A amar se aprende como a todo practicando y  cometiendo errores. Pero todo tiene un límite, cuanto antes nos demos cuenta de donde está el limite, antes comenzaremos a sanar y aprender. Los mendigos no solo se duelen una u otra vez es que duelen muchas veces sin tomar conciencia de sus dolores sin reconocer que el camino de la obsesión no es acertado, para conseguir lo deseado. Aprender sobre el amor eso que todos sin excepción estamos buscando parece ser una de las asignatura de la vida. Sin embargo, en los mendigos del amor el camino del aprendizaje se hace tortuoso porque no se detienen a examinar sus experiencias para aprender de ellas. La experiencia nos enseña que  si  practicamos el auto amor es muy probable  que encontremos alguien que ame lo que somos.   

Para ser practicantes del amor es efectivo practicar con una mascota ese amor  puede enseñarnos mucho, ellas nos aman a pesar de todo. Nos brindan la oportunidad de aprender a amarnos, de darnos el tiempo necesario para sanar heridas. Además de ayudarnos a  mantener aceitado el corazón para cuando practiquemos el amor humano. Una persona que se ama, tiene la capacidad de amar y sabe cómo hacerlo. Solo tiene que dar lo que ya tiene y suele reconocer quién tiene amor para compartir.

Si no te gustan las mascotas puedes cultivar un huerto. Podrás sembrar todo el amor que tienes y el que darás a quien quiera compartir el suyo. El amor es un don muy preciado pero cuando lo entregamos a quien nos quiere se daña. Se convierte en lucha de poder, manipulación, control y en mendigos de amor.


La autora es Psicóloga Clínica en practica privada.
(787)399-3114
preguntaleathalia@gmail.com








No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario

Las miradas.

  Después de tantos años hablando con gente te haces especialista en miradas. Identificas las dulces y las amargas. Las tiernas y las...