domingo, 12 de octubre de 2014

La alfombra de la vida.

La Mandorla. 2014.
Comunicarse, es una de las realidades ineludibles de los humanos. Comunicarnos, hablarnos, dialogar, sentirnos , es vital hasta para hacer el amor. La verdad es que estamos condenados a entendernos. Sentenciados a negociar nuestras diversidades. Obligados a mediar en las situaciones.  Es decir, la no comunicación no es una alternativa, no existe la posibilidad de vivir sin comunicarnos, aprender es el único camino.
Establecer diálogos solo con personas con las que la comunicación nos  fluye es, como  sabemos , agradable y descansado. Sin embargo, poco ganamos cuando siempre visitamos el mismo círculo. Por otro lado si hablamos siempre de lo mismo porque nos entendemos , “de lo  mas bien”. Corremos el riesgo de obviar el aprender otros temas  y ampliar el repertorio, de temas y de personas.
Siendo un tema tan vital, la comunicación, levanta y pone a prueba otros temas de la interrelación con las personas. Estas personas pueden encontrarse a millas de distancia física o pueden estar a nuestro lado en la cama. Los retos de comunicarnos serian muy parecidos. Tal y como se van perfilando las cosas en el mundo, al hacernos consientes del impacto de unos en otros , nos damos cuenta de lo apremiante que resulta entendernos.
En cuanto al humano que comparte nuestra cama o espacio de vida y relación, todos sabemos los retos de comunicación que nos presenta. Mientras mas cerca de nuestro mundo emocional se encuentre una persona, mas oportunidades de apertura tendrá la relación. Hace algunos años la dinámica era, “ver, oír y callar” como la figurita de los monitos. Sin embargo, hoy día si insistimos en practicar esa dinámica, lo mas probable es que vayamos derechito al fracaso.
La falta de una comunicación efectiva en la pareja es dramática y nos condena a los peores tormentos. Cualquier pareja conoce que no poder comunicarse  de manera transparente y abierta es una de las peores experiencias. No importa el tipo de pareja en el que te encuentres, la comunicación continua siendo un área de retos y oportunidades para ambas personas. Si bien es cierto que lo masculino y lo femenino tienen sus particulares maneras de comunicarse. También es correcto que la necesidad de comunicarse es mutua.
Aprender  las maneras particulares en las que tu pareja se comunica es un área que debes explorar desde el primer momento. La comunicación puede mejorar si  la convertimos en el centro de la  atención en la pareja. Dejarlo para luego, obviar, asumir en un tema que es el hilo conductor de toda la relación es, apostar a problemas. La mayoría de las parejas en crisis, tienen problemas de comunicación. Asumen que se entienden y cada uno tiene un cuadro de lo que es la relación, muy distinto.  El error mas grande es pensar, que solo hay una manera de comunicarse, de sentir, de ver la vida, porque “esa es mi manera” o así “lo veo yo”.
Para tener una buena , efectiva, transparente, abierta comunicación te invito a considerar otros temas. El respeto, la lucha de poder y control, la honestidad y la disposición a la modificación que tengas. Muchas personas dedican años de su vida en pareja intentando cambiar al otro. Una visión mas realista seria, aprender a interpretar los estilos particulares y respetarlos.
 Una buena manera de comunicarse seria ajustar nuestras palabras a quien nos esta escuchando. Esta técnica ciertamente toma mas tiempo y exige un poco mas de nosotros, pero ciertamente es efectiva. Recordemos que no hay plan B en comunicación, estamos condenados a entendernos, con otros países, con otras culturas y con nuestra pareja.

La autora es Psicóloga Clínica en práctica privada.
(787)753-2848-o-399-3114.
preguntaleathalia@gmail.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario

El duelo.

Dionisio en su meditación nocturna. A los gatos le gustan las alturas. Les gusta ver el escenario desde arriba para verlo en perspe...