lunes, 9 de noviembre de 2015

Diálogo interno.

Fragmentados. 2015.


   It is our inner conversations which make tomorrow’s facts. Inner speech calls events into existence. Right inner talking is the firts step to becoming what you want to be. Awakened Imagination. Neville Goddard.

Nuestra conversación interna nos indica el estado de conciencia con el que estamos observando el mundo. Es decir, lo que nos decimos, lo que hablamos con nosotros nos describe la manera en la vemos al mundo que nos rodea y esto lo define. Es esa comunicación interna la que nos ayuda o nos detiene en nuestro hacer diario.

Algo tan sencillo como: Buenos días. Puede contestarse, en ese diálogo interno. ¿Qué tienen de buenos? “Yo no creo que vayan a ser buenos”. Con esa simple expresión definimos nuestro día.

Cuando tomamos conciencia sobre esa comunicación nos percatamos de que la mayoría de las veces es negativa. Por eso y por las repercusiones que tiene en nuestro diario vivir, el diálogo interno es tan importante.

La palabra la pensada o la  pronunciada posee una vibración una sonoridad que produce conexiones con nuestro mundo emocional y cualquier cosa que pensemos o expresemos está cargada de emoción y puede manifestarse. La emoción en el diálogo interno es como la gasolina al automóvil carga las palabras, la fortalece y le brinda movilidad.

 El enorme poder de las palabras con las que nos identificamos, define lo que somos y lo que seremos. Es bien sencillo conocer dónde se encuentra una persona si estamos atentos a las palabras que escoge para comunicarse.

 Muchos hemos experimentado el poder del consuelo de la palabra, o  el fuego de la palabra que nos mueve. Cada vez que nos hablamos en diálogo interno o en palabras pronunciadas estas palabras producen una melodía que puede construirnos o destruirnos.

Todos los humanos vivimos por la palabra. Unos la cantan, otros la dibujan en lenguaje de señas y  otros la venden.  Muchos la usamos de manera incesante en nuestras profesiones en terapia psicológica la palabra es sagrada. Tanto la que escuchamos, como la que compartimos. Es esa palabra la que nos presenta a la persona en consulta y nos enseña su interior. Sin la palabra el “taking therapy” no seria posible. La palabra es tan importante, que cuando produce silencios, estos también hablan.

Un buen ejercicio es tratar (por un día) de estar atentos a ese diálogo interno que no cesa. Tratar de descubrir lo que nos estamos diciendo.  Identificar cómo esas palabras y los sentimientos asociados que manifiestan podemos verlo reflejado en lo que estamos viviendo. Es decir, en la experiencia de ese día. Una persona me dijo que era esquizofrénico lo que le estaba pasando “Yo decía que si y mi diálogo decía que no" esas son las contradicciones del diálogo interno.

A veces entramos en unos estado de angustia desasosiego o  tristezas repentinas. La causa de estos males podrian se las palabras que nos estamos diciendo. Muchas personas se quedan aterrorizadas cuando escuchan su diálogo interno. Ni un enemigo con todo su poder, seria capaz de maltratarnos tanto.

La palabra que usamos internamente y la que pronunciamos en voz alta son un mapa de lo que somos. Por ello lo que decimos habla de nosotros, no del prójimo, no del vecino. Habla de nosotros, de nuestra grandeza y de nuestra pequeñez. En esa conversación diaria que nadie escucha, que nadie conoce, se esconden nuestros mayores anhelos o nuestros miedos más profundos esos que no le decimos a nadie.  Pero también se repiten como un papagayo sin nuestro consentimiento. Todos aquellos diálogos que tenemos el hábito de repetirnos conceptos caducos, insultos, devaluaciones que van dirigidas solo a nosotros, de nosotros mismos.

 Hacer el esfuerzo de corregir el diálogo interno el constante ese que nos acompaña día y noche a todas horas, los 365 días y noches del año.  Puede ser una ganancia para nuestro bienestar. Para reducir o eliminar nuestros conflictos internos, esos conflictos que se forman por nuestros deseos de hacer algo y el diálogo interno que lo veta. Si este conflicto se produce, el diálogo interno ganara la batalla y nos veremos deseando algo y haciendo su contrario. La explicación es sencilla, el diálogo interno y lo que nos decimos es un hábito y los hábitos se repiten sin la intervención de la conciencia. Por ello es tan importante hacer el diálogo interno consiente, tenemos que conocer, ¿qué nos estamos hablando?

Muchas veces no nos prestamos atención por vaguería, o ¿cómo me voy  a estar diciendo algo malo para mi? Se nos olvida que de lo que no tenemos conciencia por definición lo desconocemos. La complejidad de lo que es la mente humana y todo lo relacionado a nuestra humanidad es enorme. Educarnos en nosotros mismos nos toca a cada uno o una. Descubrir qué nos estamos diciendo 24 horas al día  sin cesar es un paso de gigante, que puede cambiar muchas cosas en nuestras vidas.


La autora es Psicóloga Clínica en práctica privada.

(787) 399-3114 thaliacuadrado@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario

La ética aplicada a las interrelaciones.

Libra. Medio mixto sobre cartón reciclado. 18"x 7''. 2019. De la colección de Denise Rivera. Las cosas más importantes...