domingo, 24 de marzo de 2019

Evolución.

De la serie. Evolución.
Medio mixto sobre papel reciclado.
  18''x7''. 2019


Tenemos tiempos de cambios profundos, tiempos de mudar la piel del cuerpo pero sobre todo la de nuestras creencias y maneras de vivir. El cambio no ha llegado el cambio es una constante. Lo que ocurre es que estamos acostumbrados  a asociar el cambio con cosas externas y lo podemos celebrar a nivel material y casi nunca en lo intangible. Pero este cambio no es la evolución del mundo en su forma física, no es de algo que podamos comprar o adquirir de alguna manera. Este cambio es interno del ser humano que queremos llegar a ser y del mundo en el queremos habitar. Se nos hace extraño, y de tan cerca que deberíamos estar  de nosotros mismos, este cambio se hace lejano.

Llevamos los humanos  mucho tiempo mirando hacia el exterior de la vida a ver que juguete nuevo nos han diseñado para nosotros comprarlo y jugar. Las redes sociales son un ejemplo de esta actitud. Llegaron y nos parecieron tan fantásticas que hasta los que en principio no las usaban han ido cayendo en sus “redes” prontamente y los que no las usan parecen seres extraños que no evolucionaron y se quedaron en el camino. 

Hemos estado tan inmersos en el exterior que se nos olvido visitarnos a nosotros mismos y considerarnos un sujeto de cambio por sí mismo y no receptor de los cambios externos. Por eso este cambio de paradigma de lo que somos, no de lo que tenemos está siendo tan trabajoso. 

Es cierto que hay una evolución en progreso pero enseguida que miramos un poco hacia dentro tenemos la compulsión de volver la mirada hacia fuera y la verdad es que fuera hay tanto con que entretenerse. Siendo ese entretenimiento nuestro peor enemigo porque no solo nos entretiene si no que entretenemos a su vez al medio ambiente. Si observamos las interrelaciones humanas podemos ver que las personas valoran a los otros que son “entretenidos”. Muchas personas están tan agotadas del diario vivir hacia fuera, que lo que buscan es vivir hacia fuera nuevamente pero en entretenimiento. Y entretenerse demasiadas veces es enajenarse en algo que te impida pensar porque el pensamiento también entretiene  Todo esto se convierte en un círculo vicioso donde no existe el espacio para tocarnos a nosotros mismos. 

Muchos nos damos a la tarea de conocernos en profundidad una hora tres veces en semana haciendo Yoga por ejemplo. Lo interesante es que el resto del tiempo de la semana lo invertimos en el exterior. Porque creemos que son dos universos que no se comparten, es decir o estoy conectada cantando mantras o estoy de compras. Todavía no hemos podido encontrar el hilo conductor de que, lo que es dentro es fuera y viceversa. Muchas veces lo escribimos en nuestro ”status” en las redes pero pocas lo practicamos.

Para este nuevo cambio que es muy viejo porque llevamos siglos intentando darle forma, grandes cantidades de personas lo tienen más masticado pero necesitamos un colectivo mayor. Porque ahora en este siglo es urgente, se nos terminaron las posposiciones. 

El cambio es  la lucha eterna del ser humano para entender su propia bipolaridad. Es tener la vivencia colectiva de que sí somos materia pero también somos intangibles. Este pienso que es nuestro reto para los próximos años. Una vez entendido más allá de las meras palabras o de las creencias religiosas, sabremos que siempre hemos vivido en profundidad en el lugar a donde queremos llegar. Por naturaleza, porque esa es nuestra realidad y podremos estar completos en todo momento.

 Vivenciando esto haremos real el que todos somos UNO. Sin importar la raza, la lengua que hablemos o el entorno en el que vivimos sobre la misma tierra.  Que la naturaleza no está a nuestro servicio es totalmente al revés, ella puede vivir sin nosotros y no es lo mismo de este lado. Entonces viviremos la gran verdad de que los animales que nos acompaña en este hogar grande que es la tierra no están a nuestro servicio para cualquier cosa que se nos ocurra están porque son una compañía y porque ellos también son bipolares, es decir son materia y son intangibles. 

Quizás así habremos alcanzado un grado superior de evolución. Seremos humanos pero seremos mejores y caminaremos menos fragmentados, más completos. Ese es el cambio y esa es la gran evolución. Cuando podamos tener un poder real sobre nuestras vidas porque vendrá de adentro de lo que nos toca desarrollar y no de lo que podemos comprar. Dedicaremos nuestros esfuerzos diarios a disfrutar de nuestra coherencia interna/externa y nunca más estarán en contradicción cosas que nunca debieron estar.


La autora es Psicóloga Clínica en práctica privada. 
(787) 399-3114
thaliacuadrado@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario

¿Conformes?

Bandera de Puerto Rico en duelo. Autor desconocido. Gracias. Hoy amanecieron muchas personas conformes con un nuevo “gobernador” ansios...