domingo, 12 de enero de 2020

Esto es... lo que hay.

Arriba. Abajo.
Solo son posiciones
 de la misma espiral.
“ La Isla de Puerto Rico es firme y sólida” Ingeniero José Molinelli especialista en terremotos. Cuando escuché esta frase salida de una voz tan respetada como el Dr. Molinelli me sentí tranquila y me provocó analizar desde un punto de vista  psicológico lo que significa un temblor de tierra o terremoto. Hermes Trismegisto dice en la Tabla Esmeralda que “ Nada es inmovil, todo se mueve, todo vibra”. Todo cambia, todo oscila en la vida psicológica de las personas y las naciones. Tanto los humanos como los animales y la naturaleza se mueven y cambian constantemente. En nuestra educación existen varias fallas y una de ella es que nos enseñaron que la tierra donde estamos acentados es estable se mueve sobre su eje pero no se jamaquea de un lado a otro y si lo escuchamos eso pasa en otros lugares nunca aquí. Por esta razón cuando la tierra de el archipiélago Boricua  se acomoda debajo de nuestros pies cunde el pánico. Es como que nos coje de sorpresa haciendo algo que no se supone que haga.

En Puerto Rico ha estado temblando la tierra. Al Sur de la Isla grande hubo un terremoto que provocó múltiples daños y perdidas humanas. Al resto del Archipiélago nos provocó pavor y desconcierto. Cada persona como ya sabemos enfrenta los eventos de la vida según sea su estructura psicológica. La estructura psicológica está compuesta de creencias, maneras de ver, carácter, personalidad, fortalezas/ debilidades y de otras cosa que no son psicológicas como las fortalezas/ debilidades físicas. Las fotalezas espirituales con o sin denominación religiosa y muchas otras cosas. En fin cada uno o una de nosotros enfrenta el temblor según su propia estructura.

Como mi preparación es en psicología y mi mirada dentro de la psicología es metafórica he decidido hacer una interpretación que quizás pueda ayudarnos. Todo cambia y se transforma en la vida, eso ya lo sabemos y lo constatamos diariamente. En la energía viva que somos hay muchas partes nuestras que se van quedando atrás. Ejemplo de esto son los comportamientos que no actualizamos y podemos comportarnos como niños y ya tenemos 50 años. En nuestra estructura también existen partes olvidadas o no tomadas en cuenta de nuestro ser que muchas veces se convierten en energías que tratan de salir a la luz. Imaginemos que esas energías  producen temblores porque estan pidiendo salida a la luz. Pueden ser talentos, habilidades, verdades/ mentiras, maneras de interrelación, que viven en nosotros que buscan la luz para iluminarse, cambiar e incorporarse a nuestro repertorio de posibilidades. 

Ante un temblor podemos asumir dos posiciones. Una: La avenida catastrófica. En esta avenida todo se caerá, se hundira la isla, abra una catástrofe sin precedentes y moriremos todos. En la otra visión esta el optimismo desmedido: Todo va a estar bien. Estamos bendecidos. Esto termina pronto para nosotros volver a la normalidad y seguir la vida cotidiana. Si observamos estas dos miradas podemos percatarnos que en ninguna de las dos nosotros tenemos ninguna intervención. Las cosa suceden y son terribles o buenisimas y el control de todo esta fuera de nosotros. Es decir, somos simples observadores del espectáculo. 

Si pudieramos observar estos eventos, me refiero a los temblores como salidos de nosotros mismos interpretarlos como una metáfora de  algo nuestro que está queriendo salir, manifestarse, decirnos algo. Si pudieramos por un instante presibirnos como actores en esta situación y dejar atrás la posición inerte o de  victimas. Entonces podremos movernos a  ser responsables con nosotros mismos y exigir de pie responsabilidades al gobierno.  Diríamos: Nosotros somos responsables y exijimos que el gobierno actue de igual forma. Cuando vemos las cosas fuera o lejos de nosotros el siguiente pensamiento es que “alguien” que no es nosotros tiene que arregarlo. Cuando vemos las cosas manifestandose desde adentro de nosotros hacia fuera, entonces sabemos que “tenemos que meter mano”porque asumimos responsabilidad y respuesta sobre los eventos. Que estamos temblando individual y colectivamente los que vivimos en esta tierra ya por años, todos lo sabemos. Que tenemos muchos temas internos y colectivos que requieren de nuestra atención hasta los que lo niegan lo saben. Que la mayoría no estamos viviendo una vida conciente y plena “se cae de la mata” hace mucho. Que necesitamos despertar para hacernos lúcidos en la administración de nuestras vidas y de gobierno, esto todos lo sabemos. 

Desarrollar conciencia personal/ colectiva no es algo que hacemos de un dia para otro. Desarrollar conciencia es madurar como personas pues ambos términos son hermanos. Nadie tiene una conciencia de vida si no es maduro y esto nada tiene que ver con la edad. He visto muchos niños coregir a sus padres en comportamientos inmaduros sin conciencia. Cuando hacemos la tarea de levantar y desarrollar conciencia dentro de nosotros estaremos a nuestra vez desrrollando conciencia hacia el exterior y se cumple el principio Hermético, “Como es arriba, es abajo. Como es adentro, es afuera”. Entonces seremos principios activos de nuestra vida personal y por ende de la colectiva. 

El Dr. Molinelli utilizo el término Conciencia Sísmica para explicar la conciencia que nos toca desarrollar sobre el cómo actuar cuando hay un sismo. Aprovechando su sabiduría yo añadiría. Tenemos con urgencia que desarrollar conciencia/ presencia de estar en este mundo, en este archipielago de islas que nos permita vernos como agentes despiertos por dentro y por fuera. Yo les invito a poner pies en polvorosa para conseguirlo porque es urgente. Molinelli se ha encargado de los temblores externos toda su vida profesional. Yo me encargo de los temblores internos  en la mia. Cuando dedicamos toda nuestra vida a una tarea por fuerza nos hacemos maestros. Cuenta conmigo. Yo estoy aquí
.
(787) 399-3114

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario

Aquí estamos

Jardín Nocturno. Medio mixto sobre tela. 18' x 24'. Junio 2020. La conciencia de las personas o de los pueblos se mide por la...