domingo, 23 de agosto de 2020

COVID.

"Jugando con el color".
Medio mixto sobre papel de lino.
16" x 12". 22 Agosto2020.


Parece mucho tiempo y solo han transcurrido unos meses. Todavía esta fresca en la memoria la normalidad del siglo 20. En este Agosto 2020 te invito  mirar hacia atrás con la esperanza de que eso nos lleve hacia delante que es el único lugar posible ante la incertidumbre.
 El futuro es incierto y está plagado de unos cambios que parecen extraordinarios, algunos ya han llegado y otros prometen llegar antes incluso de que termine el año.

Si hacemos memoria hace mucho tiempo la humanidad escogió ir por el camino de vivir hacia fuera. Lo externo definió por mucho tiempo lo que era el ser humano y su valor en el mundo. Mi querido profesor Eduardo Seda Bonilla llamaba a esta manera de vivir “ el ser en el tener”. Básicamente porque solo existía el que tenía, solo era importante el que poseía y era relevante el que podía adquirir bienes o personas. Todos recordamos esas campañas publicitarias de “ comprar, comprar, comprar’ como la definición de lo que era la vida, el bienestar y la felicidad. Las realidades del tener y del poseer no solo eran bienes materiales también esta mirada llegó a nuestros vínculos más cercanos y tenías éxitos ya fuese en el presumir de lo que poseías, como también en los vínculos que establecías. Es decir, eras algo porque poseías algo y ese algo podía ser material o un vínculo con otro ser humano.
Estas posesiones nos obligaban a continuar comprando y a seguir alimentando el vínculo a base de comprar de múltiples maneras. Así transcurrió la vida de todos los nacidos en el siglo veinte o de los que acaban de llegar en los 20 años del siglo 21. Ya en el  veinte era una conversación bastante frecuente lo prisioneros que estábamos manteniendo la dinámica del tener para ser y algunas voces hablaban de que esa manera de vivir terminaría en algún momento.

Pero tuvimos que esperar al siglo 21 y a que llegara el Covid. Que  ha hecho en poco tiempo lo que nos habría tomado otro siglo, nos sacó del medio, nos encerró y nos convirtió en el tema de conversación.

La conversación en este momento es el ser humano, con una mirada creciente hacia el interior del Ser desde donde sin lugar a dudas tenemos el poder de construir esta nueva vida. Esta mirada tiene muchos retos y todavía estamos encajando el golpe de tantas limpiezas y verdades a las que por estar haciendo otras cosas no prestamos ninguna atención. Tenemos que entender que pasaran muchos años antes de que veamos cambios suficientes para constatar que estamos en  un nuevo mundo. Entre el basurero de comportamientos, malas costumbres y resistencias estaremos un largo período. Sin embargo, hay que recordar que ahora el cambio es de adentro hacia fuera, no de afuera para dentro y aplicar esta dinámica a todo lo que hagamos.
Tomemos por ejemplo los vínculos que establecemos con otras personas y los cambios que ha provocado la lejanía física en las maneras de vivir y evaluar esos vínculos. Muchos de ellos partieron de este plano y existe un duelo contenido que tenemos que trabajarlo por nuestra propia salud mental. Otros vínculos se transformaron o dejaron de ser relevantes. Otros están en espera de reanudarse de otras formas. Pero todos nos han enseñado que la relación con los demás seres es un lugar de extrema importancia para la vida. Antes lo decíamos pero muchas veces no actuábamos, ahora lo sabemos. Con frecuencia la ausencia nos hace tomar nuevas consciencias.

La vieja “normalidad” no existe, ya pasó. Este es un antes y un después. La nueva todavía está en pañales. Sin embargo, sería bueno que nos hiciéramos cada día más conscientes de hacía dónde queremos caminar. Es un trabajo de todos, nos llegó el tiempo de ser participantes de la vida, en su forma y estructura. “ El ser en el tener” es una posición pasiva , ahora nos toca meter las manos y crear nueva  vida.  

787-3993114

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Espero tu comentario

COVID.

"Jugando con el color". Medio mixto sobre papel de lino. 16" x 12". 22 Agosto2020. Parece mucho tiempo y solo h...